Poder Ciudadano: Santa Cruz con pésima calidad democrática

Infoglaciar -Según un informe de la ONG Poder Ciudadano, es por la falta de rotación de los partidos en el Ejecutivo, niveles de clientelismo y la escasa libertad de expresión. En el otro extremo de la tabla están Mendoza y Buenos Aires.
El estudio de la ONG Poder Ciudadano, se realizó en 12 provincias para construir un "mapa sobre el régimen político democrático". Los distritos de Formosa, San Luis, Santa Cruz, Chaco y Santiago del Estero encabezan la lista de provincias cuyas instituciones democráticas se encuentran bajo una gran tensión, como consecuencia de la persistencia de factores como la ausencia de rotación partidaria en el Ejecutivo Provincial, clientelismo exacerbado, límites a la libertad de expresión y debilitamiento de la función de control desarrollada por los poderes Legislativo y Judicial.

En cambio, Mendoza, provincia de Buenos Aires, Capital Federal, Tierra del Fuego, Neuquén, Tucumán y Salta, reflejan indica-dores de buen funcionamiento institucional, según las conclusiones del proyecto «Mapa sobre el régimen político democrático en las provincias» que lleva adelante la ONG Poder Ciudadano, y cuyos primeros resultados se dieron a conocer el viernes.

Varios ítems

La investigación tomó en esta primera etapa a los doce distritos antes mencionados y evaluó, a partir de entrevistas con «informantes clave» y cifras oficiales, indicadores de institucionalidad democrática en torno a varios ítems: elecciones limpias; libertad de expresión y medios gráficos alternativos; independencia de la sociedad civil y patronazgo (empleados públicos por habitante); rotación del partido de gobierno; independencia de la autoridad electoral; clientelismo y presencia del bloque del oficialismo en la Legislatura y acceso a la información.

Las conclusiones generales revelaron que la mayoría de los consultados percibe que las elecciones en sus provincias son «limpias», y que las irregularidades no modifican los resultados electorales, al menos a nivel de gobernador.

Paradoja

Otra de las conclusiones es que cinco de las siete provincias con mayor cantidad de empleados públicos cada mil habitantes (Santa Cruz, Neuquén, La Rioja, Formosa y Río Negro) tampoco rotaron el partido de gobierno para el cargo de gobernador, desde 1987 hasta la fecha. Aquí se da la paradoja que Tierra del Fuego, provincia que tiene el mayor número de empleados cada mil habitantes, tuvo al menos 3 rotaciones en el mismo período.

San Luis, Santa Cruz, Formosa y Chaco aparecen también como los distritos en los que el clientelismo político tiene bastante impacto en las elecciones a gobernador, mientras que el índice de Mendoza revela que esa influencia es muy baja.

Mayoría y derechos

El peso del bloque del partido de Gobierno en la Legislatura llega a los tres cuartos de las bancas en San Luis, San Juan, Tucumán, La Rioja, Santa Cruz, Entre Ríos y Chubut, y a los dos tercios en Formosa, Misiones, Salta y Santiago del Estero.

En cuanto al acceso a la información, la investigación advierte que hay 9 provincias que todavía no cuentan con normas que reglamenten ese derecho: Neuquén, Tucumán, San Juan, Mendoza, Santa Cruz, Formosa, San Luis, La Rioja y Catamarca.

En cuanto a la libertad de expresión, las conclusiones indican que Salta, Chaco, Santa Cruz, San Luis, Formosa y Santiago del Estero se encuentran por debajo del promedio, por la presunta existencia de prácticas como la distribución inequitativa de la publicidad oficial.

Intuición

La investigación, encabezada por Pablo Secchi, se completará en una segunda etapa con el relevamiento de los restantes distritos provinciales.

Sin embargo, con los elementos presentados el viernes, Poder Ciudadano concluyó que los resultados «permiten confirmar la intuición que los regímenes políticos democráticos no funcionan en todas las provincias del país de igual manera y que, en algunas de ellas, los intentos de algunos ejecutivos provinciales por morigerar los controles previstos en la forma republicana de gobierno, son sólo emergentes de una forma de ejercer el poder que se repite habitualmente».

Comentá la nota