"No podemos seguir soportando que abogados de afuera vengan a ridiculizar a los de Río Cuarto"

Rolby Valdivieso criticó duramente la actuación de dos colegas cordobeses, el mediático Marcelo Brito y Facundo Pérez Lloveras en el juicio por el crimen de Chucul. Dijo que uno con sus dichos y el otro con "la defensa infantil" que presentó les faltaron el respeto a todos. Mañana, los fundamentos de la condena
Cuando todavía no se acallaron los ecos por las duras condenas que recibieron los integrantes de la banda que protagonizó un cruento robo a mano armada en un campo de Chucul, Rolby Valdivieso, el abogado que asesoró desde el comienzo de la tragedia a la familia Del Corral, sorpresivamente salió ayer a repudiar la actuación de los dos colegas que llegaron de la capital provincial para defender a dos de los acusados.

Valdivieso se sintió ofendido por la manera en que Marcelo Brito -el abogado cordobés que se hizo conocido para los riocuartenses cuando el Caso Nora alcanzó su máxima ebullición- y el joven Facundo Pérez Lloveras llevaron adelante las defensas de Emiliano Rodríguez y el estadounidense Roberto Statello, respectivamente.

No le perdona a Brito que en su alegato -según dijo- haya desmerecido su actuación y el modo en que se manejó ante el tribunal y las víctimas.

"Hasta cuándo vamos a aguantar callados que vengan abogados de afuera a hacernos quedar mal, Brito en su alegato dijo que tanto el querellante como yo en mi rol de actor civil hicimos una chanchada, cuando después se vio que los jueces terminaron haciendo lugar a nuestros pedidos. No se puede permitir que vengan abogados de foros ajenos a faltarnos el respeto a los colegas de acá, a los jueces y a las propias víctimas como le pasó a Julio del Corral que se sintió afectado por los dichos del doctor Brito en plena audiencia", recalcó.

Al experimentado abogado cordobés le achacó haberse manejado con soberbia porque en un par de ocasiones durante la audiencia les habría exhibido el Código Penal a los propios jueces, como una manera de enfatizar sus argumentos.

"Yo no me animaría a hacer una cosa así, no creo que el doctor Brito tenga derecho a mostrarle el Código al tribunal e indicarle que debe hacer esto o aquello cuando los jueces lo conocen con mayor certeza que nosotros. Eso para mí es una falta de respeto".

"Por la forma en que se manejan los abogados que vienen de afuera da a pensar que los de acá no tenemos conocimiento del derecho, que porque somos abogados del interior no sabemos defender", insistió y aclaró que no hablaba corporativamente, sino en forma personal.

Sus críticas también alcanzaron a Facundo Pérez Lloveras, porque a su entender llevó adelante una estrategia defensiva "infantil" y desmereció la actuación de los anteriores defensores de Statello, los riocuartenses Mariano Torres y Aspitia.

En su coartada, Statello había sostenido durante largos meses que el día en que un grupo de delincuentes mató al productor Julio César Del Corral, de 26 años, él se encontraba en Chile y presentó un comprobante del supuesto hotel en el que durmió.

Pero finalmente, cambió su estrategia y aseguró que estaba en una clínica de Morón, cuidando a su madre enferma.

Tanto el auto en el que se movieron los atacantes, como algunos de los celulares que utilizaron serían propiedad del estadounidense ahora condenado a perpetua: "La excusa que puso en el juicio fue que el auto se lo había prestado al delincuente que está prófugo, que la gorra que apareció en el auto era de su hermano, y que su celular no sabe bien quién lo usó porque él era una persona muy desbolada...¡y que el día del hecho se encontraba cuidando a su mamá, cuando durante dos años sostuvo que había estado en Chile! Me parece que no podemos seguir soportando que vengan abogados de afuera a hacer quedar mal a los abogados de Río Cuarto, ridiculizarlos, y encima presenten pruebas infantiles", se ofuscó.

Mañana, Valdivieso y sus colegas, acaso vuelvan a encontrarse en los tribunales riocuartenses cuando la Cámara Primera del Crimen dé los fundamentos por los cuales condenó a perpetua a Daniel Muñoz y Statello, y le aplicó 18 años de cárcel a Emiliano Rodríguez, el consignatario de hacienda que entregó a los Del Corral, ofreciendo información a la banda de Buenos Aires sobre el dinero que iban a recibir por una venta de animales.

Para Valdivieso, el fallo que dictaron los jueces Virginia Emma, Nora Sucaría y Jorge Piovano es "ejemplificador" y reivindica la actuación de los abogados riocuartenses.

Comentá la nota