"No podemos regionalizar una cosa que no existe a nivel local"

Así lo expresó este prestigioso cardiocirujano azuleño, aludiendo al proyecto del concejal Carlos Bravo relacionado con la regionalización del Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Municipal "Dr. Angel Pintos".
Este médico de 41 años, formado en la Fundación Favaloro, de reconocida trayectoria en el campo de la cirugía cardiovascular y que oportunamente presentara una propuesta para hacerse cargo del servicio en el nosocomio local, consideró que es inviable la iniciativa de edil porque "se ha demostrado que el paciente, si se le ofrece buena capacidad de recurso humano y edilicio, se opera cerca de su domicilio; entonces, si los servicios de Olavarría y Tandil están funcionando bien, no hay necesidad de que venga gente a Azul para operarse".

El doctor Marcelo Nahín explicó que su propuesta para hacerse cargo del Servicio de Cirugía Cardiovascular "era bastante conveniente porque inclusive habíamos mejorado el piso del canon que figuraba en la licitación, que era del 25 por ciento, y el grupo nuestro lo llevó al 30 por ciento por cada paciente para el municipio".

"La regionalización no tiene ventajas para Azul porque somos los que estamos más rezagados en el tema y ellos están con equipos funcionando", dijo el cardiocirujano con relación al proyecto del doctor Carlos Bravo de integrar a Olavarría y Tandil al servicio de cirugía cardiovascular.

"Mi equipo es ciento por ciento Favaloro porque los cirujanos, anestesiólogos, cardiólogos, recuperación, se formaron en la Fundación", dijo a este diario el doctor Nahín.

En la sesión del pasado 10 de agosto del Concejo Deliberante se trató, y luego se pasó a comisión, un proyecto presentado por el concejal de Vecinalismo Independiente Carlos Bravo, referido a llamar a compulsa privada de precios para la cobertura del servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Municipal "Dr. Angel Pintos", iniciativa que pasó para ser evaluada a la comisión correspondiente, con el pedido de "rápida expedición", atento a la importancia del servicio para pacientes de bajos recursos y a que en el último llamado a licitación no se presentaron oferentes.

También se planteó la posibilidad de regionalizar el servicio radicándolo en esta ciudad con la participación de las ciudades de Olavarría y Tandil, donde ya está funcionando la citada prestación.

Luego de la sesión, Bravo habló con EL TIEMPO sobre los pormenores de su iniciativa y explicó que surge a raíz de "una problemática que venimos arrastrando hace muchos años, porque si bien se arraigó mucho en la sociedad la instalación en Azul de un servicio de cirugía cardiovascular, en lo concreto sufrió muchos altibajos con espacios prolongados sin prestaciones y con el percance final de que Rolando Biasco no era médico". También recordó que la Municipalidad licitó el servicio y que no hubo oferentes.

Más adelante, en la misma nota concedida a este diario, admitió que "apareció el doctor Nahín (Marcelo), un azuleño cirujano cardiovascular formado en la Fundación Favaloro, y presentó una oferta al municipio para desarrollar el servicio en Azul trayendo todo su equipo", por lo que el médico se contactó con el concejal Carlos Vignau -también cardiólogo- a quien explicó su propuesta de regionalizar el servicio para hacerlo sustentable, por cuanto "el promedio de cardiocirugías cada 100.000 habitantes es de 10 casos por año. En Azul estaríamos hablando de 6 pacientes por año" y "con esta estadística no es sustentable que exista un servicio de cardiocirugía instalado en Azul, que es lo que realmente se necesita. Acá no necesitamos un servicio que venga, opere y al otro día se vaya", sentenció, justificando su proyecto de regionalización, que en su momento -según comentó- tuvo buena acogida tanto en Carlos Vignau como en la secretaria de Salud del municipio, Adriana Scalcini.

La iniciativa que se encuentra en estudio en el Concejo sugiere que se llame a una compulsa privada, que es un trámite más sencillo y ágil que una licitación, y que se contemple la posibilidad de una regionalización del Servicio de Cirugía Cardiovascular.

Entre las razones esgrimidas para la regionalización, Bravo también mencionó que "se trata de cirugías de altísima complejidad y para hacer un buen equipo debemos tener una determinada cantidad de casos. Es una cuestión también de sustentabilidad económica. Por eso, la solución es la regionalización" y remarcó, por último, su objetivo de "encontrar una solución al fondo del problema para que no se sigan haciendo acuerdos parciales que no sirven para nada, como va a seguir sucediendo si no logramos regionalizar el servicio, porque la cantidad de casos no da para que se haga un acuerdo sustentable".

-----

La otra campana

-----

Para conocer la opinión del médico azuleño aludido por el edil Bravo, este diario buscó la opinión del cardiocirujano Marcelo Nahín -un profesional de 41 años y socio gerente de "Intercardio SRL", la empresa que presentó un proyecto a la comuna para hacerse cargo del servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Municipal de Azul- quien dio su versión sobre el desarrollo de las tratativas, deslindando en todo momento la responsabilidad del municipio por la dilación en la resolución del tema.

"En su momento hemos tenido un par de reuniones con el señor Intendente (Omar Duclós), con la secretaría de Salud del municipio (Adriana Scalcini) y la cosa estaba bastante encaminada, pero después volvió todo a cero", dijo al comienzo de su diálogo con EL TIEMPO el médico azuleño, cuyo nombre fuera propuesto en su oportunidad para encabezar el equipo de Cirugía Cardiovascular del Hospital Municipal, quien dijo desconocer los motivos de la falta de respuesta ya que "nadie me explicó nada".

Contó que "con el municipio estábamos en conversaciones, yo estuve reunido en el despacho del Intendente Municipal, recorrí las instalaciones y en marzo de este año se presentó un proyecto que ingresó por mesa de entradas". Explicó que para la comuna la iniciativa "era bastante conveniente, porque inclusive habíamos mejorado el piso del canon que figuraba en la licitación, que era del 25 por ciento, y el grupo nuestro lo llevó al 30 por ciento por cada paciente para el municipio, o sea que habíamos mejorado el piso de la licitación".

------

"No se trata de venir a cualquier parte"

------

El cardiocirujano mencionó que presentaron el proyecto y por tratarse de una contratación directa debido a las tres licitaciones anteriores que habían quedado desiertas,"aparentemente, todo quedaba sujeto a la resolución de la comisión de Salud del Concejo Deliberante".

Consultado sobre lo sucedido luego del ingreso del proyecto y el porqué de la dilación en resolver el tema, el médico respondió que "no pedí ningún tipo de explicación y, de paso, quiero aclarar que a mí no me falta el trabajo, me va muy bien", y que "simplemente tengo interés en el servicio porque soy azuleño, porque recorrí las instalaciones donde funcionará el servicio en el Hospital, que son excelentes y eso ayuda a la decisión, porque no se trata de venir a cualquier parte". A esto agregó: "Se dio la combinación de que soy azuleño y que la infraestructura es diez puntos, lo que me entusiasmó para presentar el proyecto".

"A mí me llamaron para charlar y de esas conversaciones surgió mi propuesta y si no pedí explicaciones por el atraso en la resolución es porque yo estoy en pleno trabajo y los proyectos que se presentan, no todos se dan", aunque "en este caso observo que no se dio para ningún lado", continuó el doctor Nahín.

-----

La modalidad de prestación del servicio

-----

En otro tramo de su charla con este diario, el cardiocirujano contó que integra "una empresa que se dedica a la cirugía cardiovascular, de la cual yo soy el jefe de equipo y la conforman doce personas entre cardiólogos, enfermeras, cirujanos y anestesiólogos".

Sobre cuál sería la modalidad en caso de acceder al servicio, refirió que "en principio se había hablado de hacer un equipo itinerante y uno local, con la posibilidad, de acuerdo al movimiento del servicio y si se llegaban a realizar una cierta cantidad de cirugías mensuales, de dejar un cirujano permanente en Azul".

----

"No hay necesidad de que venga gente a Azul para operarse"

----

El médico fue muy crítico cuando se refirió al tema de la regionalización del servicio, tal como propone el concejal Carlos Bravo en su proyecto, considerándola inviable porque en las otras ciudades ya hay cirujanos y porque "se ha demostrado que el paciente, si se le ofrece buena capacidad de recurso humano y edilicio, se opera cerca de su domicilio; entonces, si los servicios de Olavarría y Tandil están funcionando bien, no hay necesidad de que venga gente a Azul para operarse". También consideró que "la regionalización no tiene ventajas para Azul, porque somos los que estamos más rezagados en el tema y ellos están con equipos funcionando".

Más adelante reflexionó: "Desde que tengo uso de razón, siempre Olavarría nos quiso sacar dependencias y ahora que tenemos instalaciones que están en un nivel de los mejores de la provincia, ¿vamos a pedir que vengan cirujanos de otro lado? Me parece un disparate", sentenció.

Para Nahín "la supuesta regionalización se debe ganar con prestigio, o sea instalando un equipo y desarrollándolo acá. Entonces, con los buenos resultados y al saber que -por ejemplo- mi equipo es ciento por ciento Favaloro, porque los cirujanos, anestesiólogos, cardiólogos, recuperación, se formaron en la Fundación, de a poco en la zona va a comenzar a conocerse esto y cuando vengan y observen también las instalaciones no será necesaria ninguna regionalización".

"Para hablar de regionalización se tendrían que haber acordado antes de construir las instalaciones que se hicieron", continuó el médico y completó: "Ahora dicen que la población de Azul es chica y que se operan seis pacientes por año, que no es viable. Pero eso se tenía que haber conversado antes de la construcción".

"Quizá es cierto que las instalaciones queden un poco grandes para la ciudad y que haya que reconvertirlas evaluando la forma de incorporar otras especialidades", mencionó.

---

Trasladarse es costoso

----

El doctor Alejandro Nahín remarcó en su diálogo con este medio que "es totalmente inviable que pacientes de Tandil u Olavarría, si tienen un servicio bueno en sus ciudades, puedan venir a operarse a Azul, por cuanto la cirugía cardiovascular es una especialidad que moviliza a toda la familia. Yo cuando salgo a dar un informe de un paciente que operé del corazón siempre hay de 15 a 20 familiares frente a mí, y si el paciente es joven hay entre 50 y 60".

"Además -razonó- la cirugía tiene una logística de preparación: tiene que juntar dadores de sangre, movilizar familiares y eso no se pueden trasladar a otra ciudad porque eso es costoso".

Siempre hablando de costos, consideró que "la cirugía cardiovascular es una ciencia de la cual casi el 80 o 90 por ciento de los insumos son importados, pero las obras sociales acompañan los vaivenes de los costos en el tiempo y se van ajustando conforme a la evolución del dólar. El municipio, en principio, no tiene un costo, porque la inversión la hace el equipo para montar el servicio y luego, cuando la obra social nos paga a nosotros, nosotros le pagamos el canon del 30 por ciento a la comuna".

Expresó su convencimiento de que "no podemos regionalizar algo que no existe a nivel local", ya que "es como si quisiéramos elegir el presidente del MERCOSUR, antes que el presidente de Argentina", comparó y apuntó que "primero tenemos que restablecer el servicio a nivel local y recién allí, con el servicio en pleno funcionamiento podríamos plantearnos algo a nivel regional", porque "no debemos olvidar que Tandil y Olavarría están funcionando, y los azuleños que fuimos pioneros en esto y dimos el puntapié inicial, todavía estamos en veremos".

"El paciente elige operarse en el lugar más cercano a su domicilio"

"En mi opinión, la única manera de que el servicio cobre interés regional es dando una buena calidad de atención y buscando optimizar los resultados quirúrgicos. Está demostrado en estudios internacionales que, a igualdad de resultados, el paciente elige operarse en el lugar más cercano a su domicilio", dijo Nahín a EL TIEMPO.

El médico consideró luego que su proyecto "no es incompatible con la regionalización, pero personalmente creo que va a ser muy difícil de llevar a la práctica dado que, como dije antes, en las ciudades vecinas los servicios de cirugía cardiovascular están operativos".

Dijo, también, que "ni Tandil ni Olavarría cuentan con el equipo completo en sus ciudades, ya que es inviable económicamente por el ajustado número de cirugías, producto de la cantidad de habitantes".

"No tengo dudas que las instalaciones edilicias que contamos en Azul, y que tuve la oportunidad de visitar, se encuentran entre las mejores de la provincia y ¿por qué no del país?", estimó a continuación. "Sólo falta el recurso humano altamente capacitado, que definitivamente ponga en marcha nuevamente el servicio en Azul", puntualizó el médico y, aludiendo a Carlos Bravo, se preguntó: "¿Con qué motivo un concejal local planteó consultas al respecto, a las secretarias de Salud de las ciudades vecinas?".

Entendió que "la gente de Azul tiene que bregar por su ciudad y en estas condiciones, ellos funcionando y nosotros no, estamos en desventaja para negociar cualquier intercambio regional". Además, "con las instalaciones que contamos, no tenemos que recurrir a ningún lado", completó.

"Hay que poner a funcionar el servicio a la mayor brevedad posible e intentar posicionarnos como referentes en la zona", sintetizó el médico azuleño.

Comentá la nota