"No podemos regionalizar una cosa que no existe a nivel local"

Así lo expresó este prestigioso cardiocirujano azuleño, aludiendo al proyecto del concejal Carlos Bravo relacionado con la regionalización del Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Municipal "Dr. Angel Pintos".
Este médico de 41 años, formado en la Fundación Favaloro, de reconocida trayectoria en el campo de la cirugía cardiovascular y que oportunamente presentara una propuesta para hacerse cargo del servicio en el nosocomio local, consideró que es inviable la iniciativa de edil porque "se ha demostrado que el paciente, si se le ofrece buena capacidad de recurso humano y edilicio, se opera cerca de su domicilio; entonces, si los servicios de Olavarría y Tandil están funcionando bien, no hay necesidad de que venga gente a Azul para operarse".

El doctor Marcelo Nahín explicó que su propuesta para hacerse cargo del Servicio de Cirugía Cardiovascular "era bastante conveniente porque inclusive habíamos mejorado el piso del canon que figuraba en la licitación, que era del 25 por ciento, y el grupo nuestro lo llevó al 30 por ciento por cada paciente para el municipio".

"La regionalización no tiene ventajas para Azul porque somos los que estamos más rezagados en el tema y ellos están con equipos funcionando", dijo el cardiocirujano con relación al proyecto del doctor Carlos Bravo de integrar a Olavarría y Tandil al servicio de cirugía cardiovascular.

"Mi equipo es ciento por ciento Favaloro porque los cirujanos, anestesiólogos, cardiólogos, recuperación, se formaron en la Fundación", dijo a este diario el doctor Nahín.

En la sesión del pasado 10 de agosto del Concejo Deliberante se trató, y luego se pasó a comisión, un proyecto presentado por el concejal de Vecinalismo Independiente Carlos Bravo, referido a llamar a compulsa privada de precios para la cobertura del servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Municipal "Dr. Angel Pintos", iniciativa que pasó para ser evaluada a la comisión correspondiente, con el pedido de "rápida expedición", atento a la importancia del servicio para pacientes de bajos recursos y a que en el último llamado a licitación no se presentaron oferentes.

También se planteó la posibilidad de regionalizar el servicio radicándolo en esta ciudad con la participación de las ciudades de Olavarría y Tandil, donde ya está funcionando la citada prestación.

Luego de la sesión, Bravo habló con EL TIEMPO sobre los pormenores de su iniciativa y explicó que surge a raíz de "una problemática que venimos arrastrando hace muchos años, porque si bien se arraigó mucho en la sociedad la instalación en Azul de un servicio de cirugía cardiovascular, en lo concreto sufrió muchos altibajos con espacios prolongados sin prestaciones y con el percance final de que Rolando Biasco no era médico". También recordó que la Municipalidad licitó el servicio y que no hubo oferentes.

Más adelante, en la misma nota concedida a este diario, admitió que "apareció el doctor Nahín (Marcelo), un azuleño cirujano cardiovascular formado en la Fundación Favaloro, y presentó una oferta al municipio para desarrollar el servicio en Azul trayendo todo su equipo", por lo que el médico se contactó con el concejal Carlos Vignau -también cardiólogo- a quien explicó su propuesta de regionalizar el servicio para hacerlo sustentable, por cuanto "el promedio de cardiocirugías cada 100.000 habitantes es de 10 casos por año. En Azul estaríamos hablando de 6 pacientes por año" y "con esta estadística no es sustentable que exista un servicio de cardiocirugía instalado en Azul, que es lo que realmente se necesita. Acá no necesitamos un servicio que venga, opere y al otro día se vaya", sentenció, justificando su proyecto de regionalización, que en su momento -según comentó- tuvo buena acogida tanto en Carlos Vignau como en la secretaria de Salud del municipio, Adriana Scalcini.

La iniciativa que se encuentra en estudio en el Concejo sugiere que se llame a una compulsa privada, que es un trámite más sencillo y ágil que una licitación, y que se contemple la posibilidad de una regionalización del Servicio de Cirugía Cardiovascular.

Entre las razones esgrimidas para la regionalización, Bravo también mencionó que "se trata de cirugías de altísima complejidad y para hacer un buen equipo debemos tener una determinada cantidad de casos. Es una cuestión también de sustentabilidad económica. Por eso, la solución es la regionalización" y remarcó, por último, su objetivo de "encontrar una solución al fondo del problema para que no se sigan haciendo acuerdos parciales que no sirven para nada, como va a seguir sucediendo si no logramos regionalizar el servicio, porque la cantidad de casos no da para que se haga un acuerdo sustentable".

Comentá la nota