En poda generalizada, Catamarca pierde 6.681 millones.

Desde 2003 hasta 2007, es decir cuando el FCS militaba en la Concertación Plural, Catamarca perdió 6.681 millones por la creación de gravámenes no coparticipables; algunos votados por los criticaban una discriminación.
Según un estudio económico sobre la coparticipación federal de recursos que elaboró la Fundación del Tucumán, nuestra provincia perdió 6.681 millones desde el 2003 al 2007. Es la cifra que la provincia debió percibir si la Nación distribuyese en los distritos todos los recursos que cobra.

La Fundación del Tucumán viene realizando desde 1998 el seguimiento a los fondos que llegan a cada provincia, ya sea por vía de la Coparticipación, Ley 23.548 o, directamente, de la transferencia de recursos por el Presupuesto.

“Al crear los sucesivos gobiernos nacionales nuevos gravámenes, que no son coparticipables, como las retenciones a las exportaciones y el impuesto a las transacciones financieras (denominado impuesto al cheque), la importancia relativa de la transferencia del Presupuesto nacional a las provincias ha ido creciendo hasta un valor actual, en el que prácticamente el 70% de los fondos que llega a las provincias vienen de esta forma y no por la vía correcta: la coparticipación, lo que claramente ha pervertido los fundamentos del federalismo al quitarle a las provincias autonomía, autarquía y libertad de gestión”, dijo el presidente de la entidad, José Manuel García González.

El ejecutivo afirmó que sería interesante pensar por un instante que la Argentina es un país federal en serio, que no existen impuestos nacionales no coparticipables, ni superpoderes, ni arbitrariedad, ni discrecionalidad en la distribución de los fondos del Presupuesto nacional, en el que la totalidad de los impuestos de la Nación son coparticipables; por ejemplo, Ganancias.

La Fundación del Tucumán calculó la diferencia para cada año, entre el monto que debería percibir cada provincia, si se co-participaran todos los impuestos, según la Ley 23.548, y el que perciben actualmente.

Aparecen los siguientes resultados:

• Tucumán perdió entre 2003 y 2007 $ 9.004 millones.

• Santa Fe, en el mismo período, perdió $ 15.260 millones.

• Mendoza, $ 7.075 millones.

• San Luis, $?5.710 millones.

• La Rioja $ 3.540 millones.

• Santiago del Estero, $ 9.868 millones.

• Salta, $ 8.176 millones.

• Jujuy $ 6.247 millones.

• Catamarca, $ 6.681 millones.

• Buenos Aires, $ 5.906 millones.

• Córdoba, $ 15.014 millones.

• Corrientes, $ 9.084 millones.

• Chaco, $ 12.688 millones.

• Chubut, $ 2.568 millones.

• Entre Ríos, $ 11.757 millones.

• Formosa, $ 9.734 millones.

• La Pampa, $ 4.175 millones.

• Misiones, $ 7.630 millones.

• Neuquén, $ 3.916 millones.

• Río Negro, $ 4.960 millones.

• San Juan, $ 7.346 millones.

• Santa Cruz, $ 789 millones.

“Las provincias del NOA en su conjunto, durante estos últimos cinco años, perdieron la impresionante cifra de $ 39.976 millones a valores históricos; mientras que la Provincia de Buenos Aires, con tres veces más habitantes, con un ingreso per cápita superior, sólo perdió $ 5.906 millones. Las pro-vincias de Córdoba y de Santa Fe aproximadamente $ 15.000 millones cada una, un 60% menos que la pérdida del Norte. Santa Cruz perdió sólo $ 789 millones. Es alarmante, como la situación de Chaco, que perdió $ 12.688 millones, o la de Formosa que perdió $ 9.734 millones”, dijo García González.

Chaco, amplió el directivo, que posee el índice de pobreza más alto (38%) tienen una pérdida igual al doble que la Provincia de Buenos Aires, que tiene menos de la mitad del porcentaje de hogares bajo la línea de pobreza y, además, su ingreso per cápita promedio es superior al doble que el de los habitantes de Chaco.

“El caso de las provincias del NOA es también dramático, ya que en promedio el índice de pobreza de las cinco provincias ronda el 30%, con una pérdida total señala-da en $ 39.976 millones a valores históricos, más de seis veces la pérdida de la Provincia de Buenos Aires en el mismo período”, señaló. “En contrapartida -agregó- la Provincia de Buenos Aires, con un porcentaje de hogares bajo la línea de pobreza (2006) del 15%, su pérdida total en el período 2003-2007 fue solamente de $ 5.906 millones”, reseñó.

El ejecutivo cuestionó el discurso oficial respecto de una distribución equitativa de la riqueza. “La ejecución del Presupuesto Nacional que llega a las provincias por distintas vías (pago de sueldos, jubilación nacional, inversión social, infraestructura y otros ítems como ATN o subsidios) distan mucho de beneficiar a las provincias más pobres y de contribuir a la mejora en el nivel de vida de sus habitantes, es decir que haya ‘menos Tartagales’, dijo.

Comentá la nota