La poda céntrica creó polémica en Medio Ambiente

El jefe de Arbolado Público, Luis Tinto, asegura que han dañado ejemplares, pero la cartera no labró infracciones.
La escena se repite en varios árboles céntricos: ramas desde 30 centímetros de diámetro cortadas al ras del tronco. Esto es lo que denunció el jefe de Arbolado Público de la provincia, Luis Adolfo Tinto, que sentenció que la Municipalidad de la Capital "está haciendo desastres" con la poda del arbolado público céntrico. Su reclamo se basa en una inspección que hizo él mismo y que, según aseguró, se lo informó a su jefe político, el subsecretario de Medio Ambiente, Raúl Tello. Pero, consultado por este diario, Tello dijo que "no me puedo hacer cargo de la opinión personal de un técnico" y rehusó decir si para él la poda está bien o mal hecha.

Como ocurre todos los años, la temporada de poda, que este año empezó del 15 de mayo y se extiende hasta el próximo 21 de agosto, deja sus secuelas. Arboles podados o erradicados sin autorización o, lo que es peor, prácticas inadecuadas con autorización. Esto último es lo que, según Tinto, pasó en Capital. Algo similar ocurrió en junio de 2005, cuando Medio Ambiente multó al municipio capitalino por "podar mal" unos plátanos del barrio Del Bono. La diferencia es que en esa oportunidad fue el mismo Tello el que denunció la práctica ordenada por el entonces intendente Enrique Conti.

Ahora, el reclamo viene de Tinto, que es uno de los técnicos encargados de evaluar oficialmente esa práctica. Su función tiene que ver justamente con la inspección del arbolado público y evaluar cada caso. Y lo que observó fue una "mutilación alarmante" en gran cantidad de árboles. "Estuvimos trabajando más de 10 años para lograr el túnel de árboles de la calle General Paz y de un día para el otro está desapareciendo. A ejemplares que yo mismo planté y cuidaba les han cortado todas las ramas grandes y han quedado como un palo", sostuvo.

La ley 5.339 y su decreto reglamentario 1.296 establecen que no se puede cortar ramas de más de 10 centímetros de diámetro y que sólo se justifica la práctica de la poda cuando las ramas perjudiquen el cableado aéreo y luminarias o cuando generen un peligro para peatones, inmuebles o tránsito vehicular. Algo que "no tiene nada que ver con lo que han hecho" en algunos árboles céntricos, como los de las calles Santiago del Estero, Alem y Libertador, consideró Tinto.

Por su parte, el subsecretario de Medio Ambiente comentó que sólo se atendió las necesidades planteadas por el municipio de "cortar ramas que obstruyen el paso de la gente o el vehicular", aunque aseguró que "cualquier exceso caerá sobre el responsable y si hay un error, se aplicará la sanción que corresponda". Sin embargo, no quiso hacerse responsable de los reclamos de Tinto. "No puedo aclarar ni desmentir cualquier declaración de los empleados de esta Subsecretaría, que él mismo se haga cargo".

Desde el municipio de la Capital, el secretario de Ambiente y Servicios, Juan Pablo Quattropani, aseguró que para esta poda han sido muy cuidadosos con las normas. "Esto no quiere decir que, si hemos cometido algún error, no nos haremos responsables y trataremos de no cometerlo en el futuro. Al contrario, entendemos que en este caso un error puede ocasionar un daño permanente", afirmó.

Comentá la nota