“A pocos días para la culminación del mes, la temporada promedia con altibajos”

La frase surgió en la entrevista que el martillero Alejandro Acampora mantuvo con Cazador de Noticias.
“Ya lo mencionamos en enero; la temporada que está finalizando se ha caracterizado por ser una temporada de fines de semana” - dijo el vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de la Provincia y responsable de Acampora y Asociados Propiedades.

“Sucede que, si bien hubo cifradas esperanzas en que la debacle económica a nivel mundial tardaría un poco más en llegar a nuestro país, los números que rápidamente se fueron divulgando respecto de las respuestas en los sectores industriales y comerciales, además de la situación imperante en el campo, hicieron que mucha gente se manejara con cautela ante la incertidumbre del porvenir” - añadió.

“Aunque desde el EMTUR se informa que ya algunos sectores trazan un balance satisfactorio de este verano - indicó Acámpora - en el rubro inmobiliario debemos ser más cautos y esperar a marzo para ver cómo terminan las cosas”.

El profesional, con 35 años de trayectoria en la plaza, aseveró luego: “en esta temporada, quienes han sufrido más la escasa demanda de alquiler han sido las casas y los chalés”.

Sin embargo, respecto de los departamentos, apuntó: “aún por períodos más cortos que los habituales, han tenido una respetable rotación”.

A renglón seguido, el martillero puntualizó: “febrero presentó mayores días de ocupación, lo que se explica por ser un mes en que gran parte de los visitantes provienen de ciudades del interior de nuestro país y, el largo viaje, merece ser compensado con unas vacaciones más prolongadas”.

“Marzo, por su parte, es siempre un mes que depara satisfacciones a nuestro sector y, si el clima acompaña, seguramente habrá un movimiento notorio” - anticipó a colación.

Más adelante, Acampora confirmó que, también en este año los turistas optaron por consultar previamente pero no reservar”. “Llegaban sabiendo ya qué es lo que había, recorrían un poco y luego concretaban, en algunos casos, regateando el precio” - especificó.

Después, consultado acerca del “humor” de los propietarios ante esta situación, el martillero afirmó: ”seguramente en este 2009 tendremos una mayor oferta de alquileres por temporada de invierno para estudiantes y profesionales que llegan a la ciudad, como también por 24 meses, algo que seguramente hará regular los valores de mercado”.

Finalmente, acerca del movimiento de compra-venta, si bien Acampora se muestra cauto en cuanto al resultado en el futuro próximo, no es pesimista.

“La tierra y los ladrillos siguen siendo el mejor refugio del ahorro ante la crisis; los inversores, si bien a un ritmo un poco más lento, continúan construyendo, tanto en la costa, como en el centro y en los barrios, y si bien la financiación bancaria es nula, la gente continúa consultando y, en muchos casos, concretando operaciones - remarcó.

Y concluyó: ”la apertura a la repatriación de capitales y las nuevas reglas que incorporó la semana pasada la AFIP para el blanqueo de los mismos, seguramente ayudarán a mantener vivo a nuestro sector”.

Comentá la nota