Pocos cordobeses podrán acceder al plan primer 0 km

Más del 70 por ciento de los hogares no tiene ingresos para pagar la cuota mínima. Una parte importante de los que sí pueden pagar, ya tiene un cero kilómetro.
Muy pocos hogares cordobeses podrán acceder a los créditos para la compra de automóviles nuevos, bajo el programa lanzado por el gobierno nacional. Cabe esperar que en la medida en que el Ministerio de la Producción comience a afilar su lápiz para terminar de pulir este plan, tome nota del escasísimo impacto que tendría en el mercado, según el esquema esbozado el último sábado.

Aunque el plan se lanzó para favorecer la adquisición del primer vehículo 0 km y así sostener la actividad industrial y comercial vinculada con las automotrices, lo cierto es que las familias que en Córdoba tendrían acceso a este programa no representarían más del 30 por ciento del total de los 420 mil hogares de la provincia. Esto se debe a que, de acuerdo a proyecciones en base a los últimos datos oficiales sobre distribución del ingreso del INDEC, siete de cada 10 hogares no llega a cubrir una cuota mínima, que rondaría los 800 pesos (aunque hay quienes dicen que no bajará de 1.000 pesos). Ocurre que como serán los bancos y las concesionarias los que se encargarán de otorgar los créditos, luego de participar en una licitación de tasas que hará ANSeS, las condiciones para acceder al financiamiento dejarán afuera a la mayoría de las familias; hay que tener en cuenta que las entidades financieras exigen habitualmente que las cuotas no sobrepasen el 20 por ciento del ingreso familiar o del 30 por ciento del ingreso individual. Esto implica que, tomando como base la hipotética cuota mínima, el ingreso por hogar debería tener un piso de 4.000 pesos.

Aunque todavía restan definir numerosas aristas del programa, aquí hay otro punto que reduce aún más el alcance de este plan. Para calificar para el préstamo, en principio los clientes deben acreditar no ser propietarios de un vehículo cero kilómetro de más de cinco años de antigüedad. ¿Cuántos hogares en la franja más alta de ingresos no adquirió un cero kilómetro en los últimos años? En Córdoba se vendieron entre 2003 y 2008 nada menos que 250 mil unidades nuevas, de las cuales más del 85 por ciento son automóviles. Es decir que es razonable suponer que una gran proporción de las familias en las franjas de ingresos más altos adquirió no sólo su primer cero kilómetro, sino que también en algunos casos, una segunda unidad vehicular. Éste es el caso en numerosas ciudades del interior, especialmente en la “Pampa Gringa”, donde la rentabilidad “extraordinaria” de la que gozó el campo permitió a muchos hogares ampliar la flota familiar. Pero también en el Gran Córdoba ha habido un singular cambio demográfico durante esta década. Las ciudades que más han crecido son precisamente aquellas que conforman el cinturón de la Capital provincial y allí ha surgido la necesidad de muchas familias de contar con un segundo vehículo para mejorar su logística. Esta situación también se repite en otros grandes conglomerados urbanos, de alto crecimiento en los últimos años, como el Gran Rosario, el Gran Mendoza y Tucumán. ¿No sería acaso más razonable apuntar también a este mercado y permitir que accedan a un segundo vehículo las familias que ya tienen uno y quizás necesitan otra unidad, económica y de mantenimiento barato? Más difícil, sin dudas, será que los hogares de menores recursos, y aún más debilitados en su confianza por el impacto de la crisis, puedan o se animen a endeudarse en un contexto recesivo y altamente volátil.

El programa al menos resulta ambicioso desde sus objetivos: que se vendan unos 100 mil vehículos; teniendo en cuenta la cuota de mercado de Córdoba, implicaría que en la provincia se deberían vender bajo este plan unos 10.000 vehículos. Es una cifra muy importante: representa el 16 por ciento de las ventas anuales acumuladas hasta noviembre. Si el plan finalmente fuera exitoso, podría evitar un verdadero derrumbe en las ventas. Las concesionarias ya temen que para el año 2009 éstas bajen como mínimo el 30 por ciento. En este sentido, los últimos datos conocidos fueron alarmantes: durante el mes anterior los patentamientos de vehículos nuevos cayeron en 38 de los 40 centros urbanos relevados. Y en la Capital provincial el derrumbe fue del 35 por ciento.

Comentá la nota