A poco de vencer el plazo, no hay novedades del boleto electrónico

A pesar de que la instalación del boleto electrónico debería funcionar a partir de mayo, las líneas de transporte de la región aseguraron que todavía no comenzaron los preparativos para poner en marcha el nuevo sistema. Además, sostuvieron que "las autoridades no se comunicaron con las empresas para brindar asesoramiento".

El plazo de 90 días para instalar el boleto electrónico en subtes, colectivos y trenes que había otorgado el Gobierno vencerá en mayo, pero las empresas de transporte de la región todavía no disponen del nuevo sistema. En ese contexto, señalaron que "las autoridades no se comunicaron con las empresas para brindarles asesoramiento".

"Todavía no implementamos ningún cambio y seguimos manejándonos con monedas. Por el momento no nos han anunciado modificaciones respecto a las tarifas o al boleto electrónico. El plazo está por vencerse, pero no sabemos de ninguna empresa de la zona que esté planificando hacer el cambio", destacaron desde la línea 165, en diálogo con Info Región.

En tanto, algunas compañías que ya tenían tarjetas magnéticas de uso interno continúan brindando ese servicio, pero no tienen en vista modificar el sistema ante la nueva regulación.

"Hasta ahora no se implementó la tarjeta y seguimos usando la nuestra, que no es la estipulada por el Gobierno. Nadie nos confirmó como se realizaría el proceso de cambio y sólo nos manejamos con comentarios, porque no contamos con ninguna versión oficial", aseveró Juan Carlos Moreno, delegado de la empresa 501 que transita por el partido de Esteban Echeverría y buena parte de la región sur. Al respecto el empleado aseguró: "La gente nos pregunta constantemente, pero nosotros no podemos darle demasiada información porque no sabemos cómo se manejará la situación. Estamos todos a la expectativa de que finalmente se implemente el boleto electrónico".

Lo que prima entre las empresas de transporte es la de "desinformación", ya que muchos desconocen cómo y cuándo comenzará a regir el nuevo servicio.

"No nos anunciaron nada, estamos totalmente desconcertados. Los boletos se siguen vendiendo en las terminales de Lomas de Zamora, Claypole y Puente La Noria, pero por el momento no se pondrá el boleto electrónico", destacaron delegados de la línea 318, ante la consulta de este medio, que realiza su recorrido por Lomas.

En ese sentido, los usuarios continúan en la cruzada para conseguir monedas, una situación que se agrava con el correr del tiempo. Esto se debe a que los bancos implementan restricciones a la hora de otorgar cambio y hay poca circulación en las ciudades.

"Considero que sería una solución muy importante para todos los usuarios que se imponga el boleto electrónico. Cada vez que tengo que viajar es un problema, cada semana recorro varios bancos para juntar los cinco pesos que me cambian en cada uno. La otra alternativa está en Constitución, donde dan hasta 20 pesos de cambio, pero para conseguirlos tengo que hacer una cola de más de 1 hora", manifestó Roxana Kohler, vecina de Adrogué.

Por otro lado, el Gobierno anunció en febrero que invertirá 200 millones de pesos en la implementación del sistema único de boleto electrónico (SUBE) en el área metropolitana de Buenos Aires.

El sistema de boleto electrónico permitirá a los usuarios dejar de depender del uso de monedas para el pago de esos servicios, debido a que el nuevo sistema emplea una tarjeta única recargable que será leída por un sistema especialmente montado en unidades e ingresos a andenes.

La modalidad convivirá con las máquinas monederos que se utilizan actualmente en los colectivos para el expendio de los boletos, con lo que se garantiza a los usuarios el uso del transporte. Se podrán realizar recargas en las terminales de colectivos, trenes y subtes y comercios adheridos, y la carga podrá ser abonada en efectivo, débito automático o tarjeta de crédito.

Las lectoras instaladas en los medios de transporte descontarán el valor del viaje, y cuando haya sobrante se podrá utilizar monedas para completar el valor o realizar una nueva recarga.

Además, el sistema permitirá la discriminación de tarifas -estudiantes, discapacitados-, dado que contará con un chip que permitirá esa distinción, a diferencia del sistema de banda magnética.

Comentá la nota