Un poco más de 8 millones de pesos deberá restituirse a 85 mil usuarios Embargan por 10 millones a Edecat

La empresa prestataria del servicio de energía eléctrica no devolvió la totalidad de los montos que se habían sobrefacturado en los años 2001-2002. La deuda era de un poco más de 4 millones de pesos.
El juzgado Civil y Comercial de Primera Nominación, a cargo del juez Jorge Eduardo Avellaneda, ordenó embargar por 10 millones de pesos a la empresa Edecat. La prestataria del servicio de energía eléctrica deberá devolver 8 millones a los usuarios del servicio para completar la devolución de los montos que fueron sobrefacturados durante los años 2001-2002 cuando la compañía estaba bajo la conducción de Sergio Tasselli.

El pasado 15 de diciembre el juez Jorge Avellaneda ordenó la ejecución de una sentencia contra la empresa en una causa que había sido iniciada por la Federación Económica de Catamarca. En esta línea libró un oficio de embargo sobre las cuentas bancarias de Edecat por $ 8.698.176, que corresponde al importe de capital que se reclama, más la suma de $ 2.174.544 que se calcula por los gastos del juicio. El monto de un poco más de 8 millones de pesos deberá distribuirse entre 85 mil usuarios, aproximadamente, que corresponde al padrón de usuarios que fue perjudicado.

La denuncia judicial fue iniciada por la Federación Económica en el año 2003 a partir de la presentación de un amparo colectivo en el que se solicitaba a la empresa prestataria del servicio de energía que cumpla con las resoluciones del ENRE que obligaban a la concesionaria a devolver 12 millones de pesos que cobró demás durante los años 2001 y 2002 a todos los clientes de la provincia. En aquel momento se denunció que existía una sobrefacturación a los usuarios que le permitía a la concesionaria multiplicar sus utilidades. La institución asumió la representación de casi 3 mil usuarios que firmaron el recurso judicial.

La Justicia falló a favor de los usuarios que iniciaron la presentación en las distintas instancias judiciales y quedó firme la condena impuesta a Edecat de dar cumplimiento a las resoluciones del Enre. De todos modos, Edecat continuó la pelea en la Justicia. El proceso concluyó de manera favorable cuando el 14 de octubre de este año, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inadmisible el recurso extraordinario interpuesto por Edecat S.A

De todos modos, en el año 2004 la empresa inició una devolución de los montos sobrefacturados como consecuencia del amparo colectivo. Sin embargo, la restitución fue irregular de acuerdo a lo que surge del decreto de intervención del Poder Ejecutivo a la empresa que tiene fecha del 24 de octubre de este año.

Entre los fundamentos para la intervención, el Ejecutivo señala que la empresa no restituyó $ 4.459.345, lo que constituye el 46 por ciento de lo que se debería haber acreditado a favor de los usuarios.

La Federación Económica nunca había logrado acceder a la información que detallara cómo había sido la restitución de los montos adeudados. Al conocer el decreto del Poder Ejecutivo en el que queda en evidencia que no se restituyó el 100 % y encontrándose el proceso judicial en la etapa de exigencia de cumplimiento de la sentencia, la Federación Económica promovió la ejecución de la sentencia. Al poco tiempo, el juez Avellaneda hizo lugar a la media y ordenó el embargo de las cuentas de la empresa para garantizar que se podrá cumplir con la orden judicial.

La orden de cumplimiento efectivo de la sentencia llega en un momento en que la empresa está bajo la conducción de un directorio que fue designado por el Estado. Ahora la empresa deberá decidir cómo efectúa la devolución y cómo se realiza el cálculo para la devolución. Una de las alternativas es que sea a través de créditos para el consumo.

Por otro camino -pero en el mismo expediente- continúa la lucha de la FEC en reclamo de la indemnización que reclamaron para los 3000 usuarios por la aplicación de la ley de Defensa al Consumidor. Se estima que la indemnización sería de $ 350 mil y todavía no se ha efectivizado pero también comenzará a cumplirse a partir de la orden de ejecución de la sentencia.

"Éste es un juicio que tiene cinco años de historia y no apunta a la administración actual sino que es por los incumplimientos manifiestos que la empresa tuvo a lo largo de su historia", aseguró Carlos Nazareno, presidente de la FEC.

Comentá la nota