A poco de iniciar el paro, en el campo ya se habla de extenderlo cuatro días

La dirigencia nacional ratificó que la protesta arranca mañana y termina el viernes próximo. Pero algunos productores quieren mantenerla al menos hasta el martes 8
Con una decena de asambleas en distintos puntos de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, el sector agropecuario comenzó ayer a preparar el terreno para los 8 días de paro de comercialización, que arranca mañana. En esas reuniones de productores y en contactos informales que buena parte de la dirigencia nacional y provincial tuvo con sus bases, creció fuerte la intención de que el cese en el comercio de granos y ganado no finalice a la medianoche del viernes 4 de septiembre, como está estipulado, sino que se extienda al menos cuatro días más, hasta el martes 8, cuando se conmemora el Día del Agricultor.

Mientras desde el Gobierno se cuestionó la protesta lanzada por el ruralismo, e incluso el ex presidente Néstor Kirchner se refirió a "lo politizados" que están los cuatro presidentes de las entidades agropecuarias (ver aparte), diputados de la oposición, intendentes bonaerenses y referentes rurales acordaron intentar que el Parlamento ratifique la ley 26.511, cuyo artículo 4º fue vetado por contener eliminación y reducción de retenciones para 37 distritos bonaerenses afectados por la sequía. Pero el camino planteado no será fácil, dado que para ratificar un artículo vetado por el Ejecutivo, se requiere mayoría especial en ambas Cámaras.

Por su parte, los hombres de campo se dedicaron a reforzar su objetivo de que el paro de comercialización no derive en los indeseados cortes de ruta.

No obstante, admitieron que muchos ruralistas autoconvocados se apostarán desde mañana al costado de distintas rutas para hacer control de cargas, en camiones cerealeros y jaulas, y para explicar a los automovilistas los motivos del nuevo paro, el segundo del año y el séptimo de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. En ese marco, se estima que medio centenar de piquetes se apostarán en las rutas bonaerenses, y habrá otro tanto en Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Chaco y Santiago del Estero.

El presidente de Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi, encabezó anoche una asamblea de productores en la ciudad bonaerense de 25 de mayo. Ahí puntualizó: "No nos van a poner de rodillas". En esa ciudad, también se reunió la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), que hoy definirá el accionar de sus socios durante la protesta. Buzzi consideró que el acatamiento al cese de actividades rurales será muy elevado, dado que "hay mucha bronca" en el interior, no solo por el veto presidencial, sino porque a un mes del último encuentro en la Rosada no hubo respuestas a los pedidos de soluciones concretas que elevó la mesa de enlace nacional. "Las consecuencias de la política agropecuaria nacional hace que las costas estén, como mínimo, muy mal", remarcó.

Respecto de los temores de una vuelta de los cortes de rutas, sobre todo en la zona de Chaco, en situación crítica por una sequía de hace más de 3 años, insistieron en desestimarlos y remarcaron que el abastecimiento interno está garantizado mientras dure la protesta.

Desde las entidades, se confía en que la veintena de asambleas previstas entre hoy y hasta el jueves 3 sirvan para contener la furia de los productores, a la vez de delinear nuevas acciones. En ese marco, insistieron en que el abastecimiento de productos rurales está garantizado mientras dure la protesta.

Comentá la nota