Poco cambiará en el "negocio" de gas de Bolivia

El gobierno dio a conocer un comunicado sobre el "nuevo" acuerdo que se firmará con Bolivia. En realidad, es una reiteración de objetivos que hasta ahora no se han cumplido. Mientras, se mantiene el suspenso sobre el precio del gas para la producción neuquina.
Mientras se mantiene el suspenso sobre el precio que se le fijará al gas argentino, con el objetivo de mejorar las condiciones para su extracción y salir de la parálisis actual, que ha comprometido seriamente las reservas del país –sobre todo las de Neuquén- el gobierno nacional dio otra puntada en la larga costura de repeticiones sobre el tema, al comunicar oficialmente que se avanzará con Bolivia en alcanzar los 27,7 millones de metros cúbicos por día de importación, un objetivo que hace años se fijó y todavía pertenece al reino incierto de las promesas.

En realidad fueron tres los "anuncios" del Ministerio de Planificación Federal, que conduce Julio De Vido: el precio que se le paga a Bolivia "no cambiará" (está entre 6 y 7 dólares el millón de BTU); se avanzará hasta los famosos 27,7 millones de metros cúbicos que se prometieron desde el primer día y que el gobierno de Evo Morales no pudo nunca cumplir; y se "pondrá en marcha" el gasoducto de "integración", obra que también se prometió hace años y nunca se hizo.

Concretamente, el ministerio informó este sábado que:

* La renegociación que el gobierno argentino lleva adelante con la República de Bolivia por la compra de gas no incluye ninguna modificación en los precios pautados.

* En el nuevo convenio se prevé un cronograma que permita adecuar los volúmenes de gas enviados a la Argentina de acuerdo con la producción de Bolivia, para alcanzar de manera progresiva los 27,7 millones de metros cúbicos/día en los próximos años.

* Se pondrá en marcha la construcción del Gasoducto de Integración, que posibilitará incrementar los volúmenes, que luego abastecerán al nuevo Gasoducto del Noreste (GNEA), el cual brindará gas natural a las provincias argentinas de Misiones, Corrientes, Chaco y Santiago del Estero, que hoy no cuentan con ese fluido.

* Entre las nuevas condiciones se incorpora un sistema de avales y garantías a los efectos de que la Argentina pueda contar con el gas acordado, mientras que a Bolivia se le aseguran los plazos de pago.

Comentá la nota