De a poco, aumenta la intensidad del conflicto docente

El gremio docente neuquino dispuso dos paros: uno de 48 horas para la semana próxima, y otro de 24 horas para el 4 de noviembre. Habrá, además, nuevas asambleas para evaluar el plan de lucha. Centran su estrategia en la discusión del presupuesto provincial, como anticipara este diario.
Con la consigna “plata hay”, los docentes neuquinos representados por ATEN realizarán un paro los días miércoles y jueves de la semana próxima, con una movilización provincial hacia la casa de Gobierno programada para el jueves, y otro paro dispuesto para el 4 de noviembre, día de otro aniversario de la muerte de Carlos Fuentealba.

En esta coyuntura, el sindicato ha privilegiado el debate público sobre el presupuesto provincial, bajo la presunción –el hecho, dicen los sindicalistas- de que los gobiernos del MPN “dibujan” los números y tergiversan la realidad.

“Durante los ocho años de la gestión Sobisch y aún en la gestión de Felipe Sapag, el MPN tuvo una política económica, que aún se mantiene, para manejar el presupuesto en forma discrecional”, dijeron en un documento los secretarios generales del sindicato docente.

Señalan que “para esto, en la propuesta de Ley de Presupuesto, subvalúan los recursos por Ingresos Corrientes y así cuentan con recursos “extrapresupuestarios” a entera disposición del Poder Ejecutivo”.

Así, para el sindicato, “al deprimir la previsión de Ingresos Corrientes, ya sea por la baja cotización, lejana de la realidad, en los precios del petróleo y gas, para la liquidación de regalías o con la presunción de una producción menor de energía hidroeléctrica, gas, petróleo, etc. provocan una diferencia entre el presupuesto propuesto por el Poder Ejecutivo y el realmente ejecutado”.

Como había anticipado en la opinión del secretario general del gremio, Marcelo Guagliardo, este diario (ver nota aparte), los gremialistas consideran que “surge de los datos de la provincia en cuanto a los informes de presupuesto (anterior a la ejecución del mismo) y presupuesto ejecutado que en los últimos años la provincia cerró los ejercicios económicos con superávit financiero, pero con crisis y déficit social y salarial”.

Los números según el sindicato (textual del documento):

Para el año 2005 el SUPERÁVIT fue de $117.9 millones. Presupuestaron que para Ingresos Corrientes iban a contar con $1841.5 pero realmente ingresaron $2213.5 (o sea $254.1 millones para gastos discrecionales del Poder ejecutivo)

Para el año 2006 el SUPERÁVIT fue $143.2 millones de pesos. Para Ingresos Corrientes se presupuestaron $2714.3 pero las cuentas indican que entraron $3047.4 millones

Para el año 2007 se presumieron ingresos por $3697.5 millones pero lo que las arcas provinciales demuestran es ingresos por $3902.9 millones. Un comentario especial merece este ejercicio ya que el Contador General de la Provincia, el Cdor Bonaiutto, que está designado por la legislatura por Ley de Administración y Control Financiero, firmó un informe en el que detalla que en caja había al momento de cerrar el ejercicio 2007 más de $300 millones, que deberían formar parte del presupuesto 2008 y no están.

Para este año el Poder Ejecutivo estimó en el inicio de las sesiones legislativas, el 01 de marzo, que el presupuesto provincial iba a contar con ingresos corrientes por $3943.6 millones. Al promediar el año y ante la sanción de la Ley de presupuesto (14 de agosto) el ejecutivo recalculó y estimó que los ingresos corrientes se van a ver incrementados en un 13%, esto es que calculan que llegarían a $4468.7 millones. De acuerdo al informe realizado por la CTA Neuquén estos ingresos alcanzarían una cifra sensiblemente superior ya que estiman que por este rubro el monto ascendería a $4723.0 millones. Este dato no es menor si tenemos en cuenta que los estudios y aportes de la CTA de Neuquén al respecto siempre estuvieron más cerca del ejecutado que del presupuestado.

Comentá la nota