Hay pocas ventas pero los precios de los inmuebles no bajan

A pesar de la suba del dólar la mayoría de los vendedores no reduce sus pretensiones. Hay muchas operaciones que se frustran por falta de entendimiento entre las partes.
En materia de compraventa de inmuebles no se puede negar que el comportamiento de la ley de la oferta y la demanda en Mar del Plata es, cuanto menos, curioso ya que, a pesar de que se concretan muy pocas operaciones, los precios de las propiedades -salvo excepciones- no bajan.

Acerca de los valores que se piden en dólares hay operadores que consideran que ya tocaron un "techo" y que, por ello, no hay margen para que sigan subiendo, sobre todo si se tiene en cuenta el alza que ha venido experimentando la cotización de la moneda norteamericana -el viernes pasado llegó a venderse a $3,54 en las casas de cambio locales-.

En ese marco, con precios que rara vez resultan tentadores, el número de eventuales adquirentes dista mucho de ser el que existió en otras épocas.

Si bien es cierto que en Mar del Plata los meses de la alta temporada (enero y febrero) nunca fueron los de mayor movimiento, la retracción que se observa en el mercado inmobiliario es ahora mucho más acentuada que otras veces.

A la hora de intentar formalizar un negocio, los que están interesados en comprar, muchos de los cuales creen que en poco tiempo más los valores de los departamentos y/o casas podrían llegar a bajar, suelen hacer ofertas que están muy alejadas de lo que los vendedores pretenden para desprenderse de sus propiedades.

En ese marco, salvo que lo hagan por una auténtica necesidad, los últimos prefieren no vender. De este modo, en medio del regateo que registra un mercado que desde hace varios meses se encuentra deprimido, la mayoría de las operaciones, a pesar de los esfuerzos de los martilleros, se cae por falta de entendimiento entre las partes.

Opiniones

- Antonio Ciccone (de Bernasconi Propiedades) sostuvo que "en un mercado tranquilo, los precios por ahora se mantienen; si bien el que vende procura desprenderse de su propiedad, no está dispuesto a aceptar cualquier oferta; en algunos casos acceden a una quita, pero no más del 5%; los compradores, que no son demasiados, regatean mucho los precios con lo cual es muy difícil que arriben a un acuerdo". Acerca del mercado de casas y/o chalets sostuvo que "seguramente por un problema de seguridad, hay bastante más oferta que demanda".

Según el martillero Horacio Martínez, "los precios están relativamente estables, ya que los departamentos chicos, de uno y dos ambientes, que son los que más interesan, de a poco siguen subiendo". Tras admitir que "tradicionalmente el verano no es un período en el que se hacen muchas operaciones", sostuvo que "confío en que a partir de marzo va a haber un mayor movimiento". Respecto de los chalets sostuvo que, "probablemente por un tema de seguridad hay muy poca demanda".

- Miguel Basbus (de Azar Propiedades) dijo por su parte que "en estos momentos, a causa de la crisis, la plaza está totalmente deprimida; si bien con el dólar en ascenso los precios tendrían que caer un poco, vemos que los propietarios siguen muy firmes en sus pretensiones; personalmente creo que los valores llegaron a un techo, pero igual considero que es muy difícil que puedan bajar; en nuestro caso, la demanda se orienta más a los departamentos grandes bien ubicados".

- Raúl Mazza, (de Mazza Propiedades), sostuvo que "a pesar del alza del dólar los precios no caen porque los costos de la construcción subieron mucho; si bien esporádicamente se hacen algunas operaciones, todas muy peleadas, tengo que admitir que desde que se desató la crisis del campo, el mercado está bastante tranquilo; los compradores no abundan pero tampoco hay demasiados vendedores ya que la gente tiene dudas acerca del destino de los fondos".

- Oscar Pologna (de Pologna & Cía) expresó que "la cantidad de inmuebles en venta se mantiene estable; personalmente no creo que los precios bajen de manera espontánea; más aún, estoy convencido de que las propiedades de buena calidad que estén ubicadas en lugares privilegiados los van a mantener; las operaciones muchas veces se frustran porque los interesados hacen ofertas que no satisfacen las expectativas de los vendedores; en nuestro caso los más demandados son los departamentos de 2 y 3 ambientes".

Comentá la nota