Pocas sesiones pero muchas leyes

El 16º período de sesiones de la Legislatura Provincial dejó como saldo la sanción de 29 proyectos de ley, que resultaron aprobados en los 9 encuentros parlamentarios concretados a lo largo de 2009. La "productividad" de 2009 fue una de las más altas de la historia del Parlamento desde que Tierra del Fuego dejó de ser territorio nacional.
El 2009 no pasará a la historia como uno de los períodos legislativos más relevantes en cuanto al número de sesiones desarrolladas entre marzo y diciembre, ya que en aproximadamente 9 meses de actividad plena los parlamentarios ocuparon sus bancas a razón de 1 vez cada 30 días, lo que constituye el récord más bajo en los anales de la Legislatura provincial.

A pesar de ello, el 16º período de sesiones ordinarias del Parlamento provincial no resultó tan magro en cuanto a la "producción" de leyes, ya que resultaron sancionados 29 proyectos de ese tipo, lo que arroja un promedio de 3,2 proyectos por sesión; uno de los más altos de la Legislatura provincial que sólo se ve superado por los registrados durante los períodos de sesiones de 1994 y 2006.

Como clara demostración de que un mayor número de sesiones no implica necesariamente la aprobación de mayor cantidad de leyes, vale recordar que durante el período 2008 la Legislatura sesionó en 17 oportunidades, pero aprobó solamente 16 leyes. Es decir, menos de un proyecto por sesión, lo que posiciona a ese año como el de peor "productividad" parlamentaria.

Desde la constitución del Poder Legislativo Provincial, 1991 y 1996 fueron los años durante los que más sesiones se realizaron; 28, y 1994 aquél en el que resultó aprobada la mayor cantidad de proyectos de ley; 92.

De más esta decir que ni la cantidad de sesiones ni de leyes aprobadas es sinónimo de una mejor calidad de las normas sancionadas por el cuerpo legislativo. Por el contrario, en la historia fueguina se ha dado que la mayor productividad parlamentaria no siempre estuvo vinculada con dar soluciones a los problemas de la provincia y sus habitantes o buscar alternativas válidas para el desarrollo fueguino. De allí que a pesar de que en estos 16 períodos de sesiones del parlamento provincial se hayan aprobado, en promedio, 51 leyes por año, la Provincia siga enfrentando las mismas falencias estructurales, o aún mayores, que las que caracterizaron a la época en que Tierra del Fuego era un territorio dependiente del Gobierno nacional.

Comentá la nota