Pocas consultas inmobiliarias en la zona de la ferroautomotora

Los precios de venta se mantienen estables. Potenciales compradores se interesan en la zona a partir del lanzamiento de la nueva línea de créditos hipotecarios.

Mientras continúa el incesante avance en las obras de infraestructura de la futura Estación Ferroautomotora de Mar del Plata, hasta el momento no se han registrado cambios significativos en la fisonomía arquitectónica y el perfil del barrio aledaño. En el aspecto inmobiliario, si bien aumentaron los alquileres de viviendas, esta demanda responde a la mayor cantidad de trabajadores involucrados en distintos aspectos de la obra, que han venido de Necochea, La Plata y Buenos Aires.

Empero, algunos terrenos fueron limpiados para una mejor presentación de cara a una hipotética venta.

Mientras el ritmo de las tareas no decae e incluso se incrementa durante la semana, aprovechando las horas de luz de la etapa del año donde los días son más cortos, no surgieron de momento inquietudes para la instalación de comercios u operaciones inmobiliarias para la adquisición de galpones donde instalar depósitos de ómnibus o estacionamientos para vehículos particulares.

La martillera Fátima Pugni, que tiene su local comercial sobre calle 9 de Julio al 4200, afirmó que en los últimos días se incrementaron las consultas para comprar casas, dúplex y PH a partir del anuncio del Gobierno nacional del lanzamiento de una línea de créditos hipotecarios para asalariados. "Hubo varias inquietudes que nos hicieron llegar, porque es una oportunidad para la clase media de alcanzar su vivienda. Luego, los interesados deberán averiguar si alcanzan a calificar", apuntó Pugni.

"También hay consultas para comprar inmuebles y adaptarlos a un uso comercial", añadió.

Pugni detalló: "Hay muchos dúplex nuevos o usados, por los cuales se reciben consultas. Sin embargo, de momento las grandes empresas no se han acercado para averiguar precios por depósitos. En el barrio faltan más espacios grandes para la fisonomía que va a adquirir con la ferroautomotora. Va a haber un gran movimiento comercial y vehicular".

Desde la Municipalidad está clara la necesidad de readecuar el COT en función de los nuevos usos que se plantean en la zona aledaña a la ferroautomotora.

"Es menesteroso analizar cómo impulsar los nuevos desarrollos comerciales sin alterar las características urbanísticas históricas del barrio. No se trata de borrar la zona, sino aprovechar el impulso de la ferroautomotora para relanzarla, revitalizarla. El nuevo COT, no sólo para este barrio, debe servir para corregir los defectos existentes y hacer las mejoras", señaló tiempo atrás el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime.

"Las casas históricas deben ser conservadas en su totalidad, aunque modificando su función, por ejemplo para un uso gastronómico", añadió el funcionario.

En la zona, particularmente en el rectángulo que forman las calles Italia, San Juan, 9 de Julio y 3 de Febrero, abundan los chalets y los enormes galpones y decenas de depósitos de distinto tamaño y estado de conservación.

Aunque las ventas de inmuebles no han crecido en los últimos meses, habitantes del barrio han incrementado levemente su interés por las tasaciones de sus viviendas particulares. Los precios, mencionó la martillera Fátima Pugni, no se han incrementado respecto a otros sectores de la ciudad. "Están estables. La gente sabe que no se pueden pedir locuras. Igual, de momento, el mercado está muy tranquilo", señaló.

Comentá la nota