Son pocas las bodegas locales que venden vino fino al mundo

De 400 bodegas argentinas exportadoras sólo 18 sanjuaninas. También es poca la facturación. El gobierno ayudará a mejorar la actividad.
La participación de bodegas locales en el ranking exportador de vinos finos es muy pobre: De un total de 400 establecimientos que venden sus etiquetas al mundo, solo 18 son de San Juan, según las cifras elaboradas por una consultora nacional para la Agencia Calidad San Juan.

O sea que las empresas locales tienen una participación de tan solo 4,5%, pese a que San Juan es la segunda provincia en cantidad de viñedos del país. Y baja al 3,5% al sacar de la lista a las 4 grandes firmas multinacionales que ocupan los primeros puestos: Peñaflor, Salentein (Callia), Pernod Ricard (Graffigna) y Fecovita. Sólo 2 más están ubicadas entre las primeras 100 y el gran pelotón abarca del puesto 133 al 381.

Como dato -aunque el estudio es de vinos finos- se detectó que el 30% de los vinos a granel exportados a Rusia son sanjuaninos, donde pagan el precio más bajo del mundo. En cambio al Reino Unido, donde el valor de compra es alto, 126 firmas venden vinos finos y solo 5 son locales. Y a Brasil, un mercado muy atractivo y cercano, sólo exportan 8 locales de un total de 173, y 4 son las grandes de capitales extranjeros.

Para la Agencia Calidad San Juan, la oficina oficial encargada de fortalecer el desempeño del sector productivo local y quien hizo el diagnóstico, la pobre performance es a causa de que las firmas de vinos finos locales no saben cómo exportar y les cuesta ingresar a las góndolas del mundo.

Todo un problema teniendo en cuenta que el año pasado la exportación de vinos de calidad fue el único nicho que le escapó a la crisis: No solo que mantuvo la venta sino que la aumentó, al contrario de lo que pasó con el mosto y el vino a granel.

"Hay un serio problema de comercialización", dijo Manuel Prieto, presidente de la Agencia Calidad. "Los propios actores de la cadena del vino admitieron que tienen dificultades para colocar el vino en el exterior en los talleres que hicimos durante el año pasado", agregó.

Para ayudar a las bodegas a superar el problema la oficina estatal cree que el primer paso es asociarse a Wines of Argentine, la organización nacional que dispone de fondos y experiencia en exportación de vinos. Y para contactar a los fraccionadores locales con la entidad habrá una importante reunión la semana próxima a la que invitan a todos los bodegueros (ver aparte).

El diagnóstico

La exportación nacional de vinos tiene solo 15 años de vida y en todo ese tiempo el mayor desarrollo lo logró Mendoza que capta el 80% de las exportaciones. En esa provincia hay 1.200 bodegas, de las cuáles unas 650 son elaboradoras de vinos finos. De éstas, 330 establecimientos exportaron sus botellas el año pasado, o sea, un 50,7 %.

En San Juan las cuentas son las siguientes: De 270 bodegas en actividad (hay 400 pero no todas funcionan), unas 50 elaboran vinos de calidad y de ellas solo 18 exportan, lo que da un 36%. Si se descuentan los grandes grupos de capitales foráneos resulta que solo 14 pymes netamente sanjuaninas, el 28% sale con sus productos al mundo.

"Los propios productores de vinos se dieron cuenta lo difícil que les resulta vender el producto, mucho más si van solos", dijo Prieto. Agregó que los propios bodegueros han reconocido en los talleres que "se trata de empresas familiares donde sus integrantes hacen todo: cuidar los viñedos, la bodega, el fraccionamiento y también ven como un talento el vender. Y el vender el vino es la etapa más difícil, más compleja, que requiere un mayor nivel de compenetración y de conocimiento de mercado, de técnicas de ventas y de idioma. Muchas veces ir a una feria en Rusia y no saber el idioma es un limitante", agregó.

Reticentes

Prieto destacó un problema aún más grave: La reticencia a contratar a gente especializada para la venta. "Los bodegueros sanjuaninos dicen la parte comercial la hacemos nosotros mismos, y se encarga nuestro hijo o nuestro sobrino+. Hay un desmerecimiento de la especialización comercial y una mayor impronta técnica en detrimento del componente comercial", dijo el funcionario.

El diagnóstico también reveló que las bodegas locales sí quieren exportar más porque incluso ven que el mercado interno les resulta muy esquivo. "El mercado interno es a través de las cadenas de supermercados, para lo cual se requiere tener mucha espalda y muchos fondos y un desarrollo de marketing propio", explicó Prieto. Agregó que los bodegueros han advertido como una salida el mercado externo, pero desconocen el camino. Y por eso la agencia San Juan quiere unirlos a un grupo con experiencia que promete facilitarles el camino.

Comentá la nota