Poca oferta en el plan de línea blanca.

Poca oferta en el plan de línea blanca.
En el primer día de ventas, algunos productos se agotaron frente a un stock limitado.
No todos aquellos interesados en canjear su vieja cocina, calefón, termotanque o lavarropas podrán hacerlo. La ampliación del llamado Plan Línea Blanca -ya se había implementado para heladeras-, lanzada por la presidenta Cristina Kirchner esta semana, debutó ayer con ventas concretas pero oferta acotada.

Frávega, Híper Rodó, Garbarino y los supermercados Coto y Carrefour comenzaron ayer a promocionar y vender los electrodomésticos del plan oficial. Pero ya los avisos de estas cadenas revelaban escasez: el stock disponible alcanzaba este fin de semana, en el mejor de los casos, a 200 cocinas o igual número de termotanques, o 120 lavarropas, por citar tres ejemplos.

No era el único límite para alguien que quisiera participar del canje: algunas de estas cadenas restringieron la oferta a un número determinado de locales, o sólo a aquellos ubicados en el área metropolitana.

El programa fue anunciado el jueves pasado por la Presidenta en la quinta de Olivos. Forma parte del grupo de medidas adoptadas por el Gobierno para sostener el empleo y el crecimiento de la economía de cara a la crisis global. El objetivo oficial es colocar 100.000 lavarropas, 80.000 cocinas y 50.000 unidades entre calefones y termotanques a un precio inferior al habitual a partir de un acuerdo del Gobierno con fabricantes y distribuidores.

En un local de Frávega, ubicado en la calle Florida, LA NACION pudo comprobar que no todos los productos anunciados estaban disponibles. A la falta de heladeras, agotadas desde hace días, se sumó la ausencia de cocinas a los precios promocionados en el plan: ya se habían vendido las 77 unidades disponibles, según un empleado. El resto de los productos podía adquirirse a los precios anunciados, previa presentación del DNI, la factura de teléfono y el último recibo de sueldo del interesado, en caso de que la compra se realizara en cuotas.

A metros de allí, en una sucursal de Rodó, también había faltantes. "Recién anunciaron el plan. Hasta la semana que viene no va a estar bien implementado", justificó uno de los vendedores. De hecho, un aviso pegado en la pared del local anunciaba que una de las marcas de lavarropas ofrecida estaría disponible sólo partir del 11 de este mes.

En una sucursal de Garbarino, también en la calle Florida, un vendedor mostró uno de los termotanques y una de las cocinas en venta a los precios oficiales. Ya no quedaban lavarropas a precios reducidos. Y al igual que en el resto de los locales, ya no quedaba ninguna de las heladeras del plan oficial. "Ya se vendieron los lavarropas", dijo el empleado ayer, a las 15, a pocas horas de implementarse la oferta.

Comentá la nota