Poca información y muchas sorpresas

Las cinco universidades públicas que lo integran no están satisfechas con los datos que les aportó el instituto de estadística intervenido. Piden más presupuesto para la tarea. Una sospecha de retoque: los encuestadores anotan los precios a mano.
El Consejo Académico encargado de evaluar la metodología y la estructura del INDEC está herido. Luego de más de tres meses de la primera reunión, las cinco universidades que lo integran están insatisfechas por la información que les brinda el instituto. Consideran que es insuficiente la cantidad y la calidad de los datos que les otorgaron. También enviarán al Ministerio de Economía un presupuesto porque "si uno quiere hacer un buen análisis, se necesitan fondos". El consejo emitiría un informe preliminar a mediados de diciembre, pero el trabajo definitivo recién se terminaría de hacer entre abril y mayo del año que viene. En el Gobierno están pendientes de su evolución y el jefe de Gabinete recibe mensualmente los avances.

El Consejo Académico integrado por la UBA, la Universidad de Tucumán, la de Rosario, Mar del Plata y Tres de Febrero recibió dos tandas de información desde que comenzaron a evaluar las metodologías y la estructura del INDEC. "Prácticamente en tres meses tuvimos dos tandas de informes y la segunda fue mucho más escasa que la primera", aseguró el representante de la Universidad de Tucumán, Juan Mario Jorrat, en diálogo con Crítica de la Argentina. El economista de la Universidad de Rosario, Ernesto Seselovsky, explicó que "lo que nos retrasó fue la información que nos brindó el INDEC" y agregó que "viene incompleta y por eso tenemos que reiterar los pedidos". El representante le quitó dramatismo a la situación y confirmó que "seguimos adelante con la propuesta de analizar la estructura del INDEC".

Los profesionales no están satisfechos con los informes que recibieron sobre el último cambio metodológico del índice de precios al consumidor (IPC), que es el indicador más cuestionado del INDEC desde enero de 2007. Los académicos también manifestaron por lo bajo que no están conformes con los datos sobre el empalme de las distintas series.

Los integrantes del INDEC se sorprendieron cuando se enteraron de cómo se relevan los precios. Los encuestadores antes anotaban los precios en agendas electrónicas de marca Palm. Esto hacía imposible que los números que registraba el equipo fuesen después modificados. Pero a lo largo de los últimos tiempos, estos aparatos se perdieron o se rompieron y sólo en pocos casos fueron reemplazados por computadoras portátiles.

En el resto, los encuestadores ahora recolectan los precios y los anotan a mano. De este modo, se abre una puerta a las sospechas de que estos valores puedan ser modificados.

El consejo le girará al Ministerio de Economía en estos días un presupuesto para financiar viajes y honorarios de algunos profesionales. Los académicos aclararon que la tarea para evaluar al INDEC continúa siendo ad honórem, pero explicaron que se necesita dinero para financiar los viajes y estadías en hoteles para los representantes del interior. También necesitan fondos para pagarles a algunos profesionales que dedican parte de su tiempo a esta tarea y para invitar a especialistas de otros países que en algún momento trabajaron en el instituto.

Un representante del consejo le reconoció a este diario que, a cambio de la evaluación del INDEC, su universidad recibió un trato privilegiado a la hora de armar el presupuesto de 2010. Y explicó que una situación similar puede haberse dado con las otras. El académico dejó trascender que, cuando se elaboró el presupuesto, le iban a girar una determinada cantidad de fondos, pero cuando el proyecto fue pasando por distintas manos, le agregaron más de 20 millones de pesos a su universidad.

"No soy un hombre de Moreno", les habría respondido el director técnico del INDEC, Norberto Itzcovich, ante la pregunta de uno de los representantes del consejo sobre el vínculo que mantiene con el secretario de Comercio.

En las reuniones que mantuvieron con el funcionario, Itzcovich habría tomado una postura defensiva y recibía las recomendaciones y pedidos de los académicos como críticas a su gestión.

Llega un experto para asesorar

Más de 200 académicos, científicos y profesionales firmaron una solicitada para reclamar la normalización del INDEC. El ex ministro Juan Llach, los economistas Roberto Frenkel, Juan Carlos de Pablo, Victor Beker y Rubén Lo Vuolo, el politólogo Guillermo O´Donnell y la ex directora del IPC Graciela Bevacqua son algunos de los profesionales que firmaron. Solicitan al Congreso que reforme la ley de estadística para dotar de autarquía institucional y financiera al organismo. Entre el 14 y 18 de diciembre visitará el país el experto internacional en estadísticas Jean-Louis Bodin, que asesorará en la redacción del anteproyecto de ley.

Comentá la nota