La pobreza debe ser el primer punto en la agenda

Un relevamiento identificó los puntos de contacto y las divergencias entre los ciudadanos y los dirigentes de los partidos más importantes. La seguridad está a la cabeza de las inquietudes sociales.
Hace exactamente un mes, las urnas se llenaron de votos y fueron elegidos diputados y senadores nacionales por Tucumán. Luego de esa expresión de la democracia, la más visible de todas, se abrió un panorama renovado, focalizado en el diálogo institucional como consecuencia del resultado de los comicios. Este nuevo escenario exige que se evalúen las prioridades y se defina una agenda que atienda las necesidades prioritarias, tanto en el ámbito social como en el estrictamente político.

La segunda mitad del año, que comenzará administrativamente mañana, tras el receso invernal, culminará con la renovación del Congreso de la Nación en diciembre, punto de inflexión para las expectativas de los distintos sectores. El debate abierto ahora es distinto al que se dio en el marco de la puja electoral: ya no hay votos en juego en lo inmediato. A partir de allí, LA GACETA buscó definir si las prioridades de la ciudadanía y las de los políticos son las mismas, o si existen diferencias notables.

A la cabeza de las preocupaciones de la sociedad figura el problema de la seguridad. El 23% de las 1.897 personas que opinaron en LAGACETA.com la votaron como el principal tema que debe reunir a oficialistas y a opositores. Sin embargo, de los 16 políticos consultados, sólo uno (el legislador oficialista de Unión Norte Grande, Carlos Canevaro) la puso al tope de sus preferencias.

En cambio, la pobreza acerca a los ciudadanos y a los dirigentes (el 44% de estos la mencionaron como el principal asunto por abordar). En el tercer escalón de ambas grillas aparece la desocupación. Sin embargo, inmediatamente después surge una nueva disidencia: mientras que la sociedad reclama una especial atención a la cuestión sanitaria, a la educación y al nivel salarial, el estamento político coloca en el cuarto lugar a la calidad institucional (eje de Ricardo Bussi y de José Cano), que aparece muy relegado en la consideración ciudadana (con apenas el 6%).

Interrelacionados

Mayormente, los referentes políticos aclararon que los puntos sometidos a análisis deben entenderse como interrelacionados y que el abordaje exitoso de uno incidirá positivamente sobre el resto. También reconocieron la importancia del contacto directo entre sectores opuestos para encontrar los consensos que permitan definir programas de Estado que trasciendan una determinada gestión y que se desarrollen en el largo plazo, más allá de los debates electorales.

Esta reivindicación al diálogo, como herramienta en la obtención de soluciones de fondo, no es valorada del mismo modo por la gente. Sólo el 2% de los ciudadanos que votaron por internet la mencionó como una sensible prioridad.

Sufragar es sólo una manifestación de la democracia. La participación permanente en los asuntos públicos es otra. El sistema requiere de ambas para su fortaleza.

Luis José pide un plan estructural

El legislador y presidente del flamante Partido Republicano, Luis José Bussi, resolvió su orden de prioridades ubicando en primer lugar aquella que considera el origen de otras: la pobreza. "Es la madre de la inseguridad, de la desocupación, de los magros salarios, de la falta de educación. Debemos trazar un programa de lucha contra la pobreza estructural que trascienda la política", afirmó. Luego, ubica la necesidad de resolver diversos problemas: salud, educación, desocupación, bajos salarios, seguridad, falta de viviendas, medio ambiente y calidad institucional. "Agregaría la creación de un nuevo régimen tributario, que estimule la actividad económica", finalizó.

La prioridad del MST es la salud

La prioridad para el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), en Izquierda Unida, es la crisis de la salud. Pero no sólo por la gripe A. "La situación sanitaria expresa no sólo la falta de política para el sector, de presupuesto y de salarios dignos, sino que es consecuencia de la pandemia más grave que vivimos: el hambre y la miseria. La tuberculosis, la bronquiolitis, el chagas, la desnutrición, producen miles de muertes anónimas por año, y no han tenido respuesta de ningún gobierno", dijo Clarisa Alberstein. Tras este problema, "Lita" enumeró la situación de los bajos salarios, la pobreza, la desocupación, la falta de viviendas y las cuestiones medioambientales.

Cirnigliaro reclama que se acabe la corrupción política

La prioridad del legislador Osvaldo Cirnigliaro (Partido Laborista) es eliminar la corrupción. Empero, consideró que nada puede resolverse sin terminar con este flagelo. "No se puede atender ningún ítem sin haber resuelto la corrupción política, institucional y administrativa que existe en el Gobierno. Ni siquiera puede haber diálogo entre un político honesto y uno corrupto", aclaró. El laborista dijo que el tema roza a todos. "(Si no se elimina), cualquier acción de gobierno implicará un sobrecosto que debe afrontar el pueblo sin que lo conozca. Y lo peor es que es aceptada por los que no están directamente implicados en la política, tolerada por los que miran al costado y aprovechada por quienes deben denunciarla", expresó.

Según el PH, la crisis obliga a enfrentar la desocupación

El referente del Partido Humanista - Encuentro Progresista Bernardo Lobo Bugeau también observó que los items están interconectados. Pero consideró que la lucha contra la desocupación es prioritaria debido a la crisis económica mundial. "Concebimos un nuevo modelo que reivindique las actividades y conocimientos de las personas como plafón superior a la tasa de ganancia capitalista. La economía debe volver a ser una herramienta de las ciencias sociales, no fuente de injusticia", afirmó. Además, señaló que se debe atender la pobreza, la suba de salarios, la contaminación del ambiente y la salud. También agendó la calidad institucional, pero aclaró que este punto sólo es aplicable en Tucumán.

Primero, calidad institucional

Fiel a sus diferencias con su hermano, el legislador Ricardo Bussi no ubicó la pobreza en el primer lugar de la lista. "Sin dudas, la respuesta políticamente correcta es 'pobreza'; pero la dirigencia debe empezar a hacer lo que la responsabilidad indica", afirmó el titular de Fuerza Republicana. Y acusó que, en nombre de los pobres, se despilfarraron millones de pesos. "Debemos recuperar para siempre la calidad institucional. En la medida que el Ejecutivo actúe en forma responsable y transparente daremos el marco para que Tucumán sea competitivo, serio y reciba inversiones para atacar la pobreza y atender las carencias de viviendas, salud, y medio ambiente", dijo.

El PO critica el doble discurso

El dirigente del Partido Obrero Daniel Blanco se refirió a la dificulta de ordenar los items propuestos, debido a que los entiende relacionados unos con otros. Por ello, ubicó en los primeros lugares los vinculados con lo social: pobreza, desocupación, salarios, educación, salud, medio ambiente, vivienda, seguridad, entre otros. "Oficialistas y opositores prometen solución para los pobres; pero a diario ocurren despidos, suspensiones, semicongelamientos salariales, ataque a las jubilaciones, vaciamiento de la Anses, tarifazos y políticas de salud y de educación que no atienden las demandas de profesionales y docentes. El PO atenderá en ese orden sus prioridades políticas", dijo.

Comentá la nota