Los pobladores ribereños podrán opinar sobre obras en la cuenca del Pilcomayo

Durante el acto en el que se dejó radicada en esta ciudad la sede por cinco años de la conducción de la Comisión Trinacional del Río Pilcomayo integrada por la Argentina, Bolivia y Paraguay destácase que el paso dado y los instrumentos novedosos que se fueron recreando permiten que esta dirección ejecutiva actúe con mayor autonomía y cuente con mayor poder de actuación independiente que la oficina que funcionó el lustro anterior en Tarija.

Así lo expresó la embajadora María Matilde Lorenzo Alcalà, quien ha sido designada primera delegada por la Argentina en la Trinacional, aclarando que si bien es cierto la tarea de la dirección que ahora tiene su sede en Formosa será supervisada por dicha comisión aunque la ejecutividad está en manos de este organismo que funciona en Fontana 840 de esta capital.

"Debo manifestar mi reconocimiento al gobernador Gildo Insfrán porque nos ha dado una casa que ha superado completamente nuestras expectativas de comodidad y adaptabilidad a su uso futuro", expresó.

Lorezo Alcalá reconoció que por muchos años no se comprendió desde Buenos Aires la dimensión de la problemática del Pilcomayo y la lucha por su preservación.

"Pero esta visión que tiene Insfrán y que tan bien ha sido expresada por el ministro Ibáñez acerca del valor del agua y de la necesidad de avanzar hacia obras que permitan la distribución igualitaria de los caudales en el caso de la cuenca inferior, es compartida por la Comisión Trinacional", afirmó.

Explicó que también existe una comisión tripartita de Coordinación en la que no están los representantes de los estados sino por los de las comunidades a las que se afecta cuando se interviene en el río.

"Ahora las comunidades que se supone que van a ser las favorecidas por las obras que se van a ejecutar en el Pilcomayo tendrán la posibilidad de opinar antes si quieren que se las hagan y como quieren que se las ejecute porque realmente lo que se busca es que la tarea en el río sea a favor de la población ribereña", significó.

Aprovechamiento integral

Por su parte, el ministro de la Producción, Luis Basterra, dijo que la problemática del Pilcomayo se encara a partir de una propuesta formoseña que propicia el aprovechamiento pleno de los caudales, para consumo humano y para expandir las áreas agropecuarias y forestales, a partir de una visión que articula justamente los aspectos productivos, los medioambientales y sociales.

Explicó que ello se da a partir del aprovechamiento de la dinámica propia del sistema del río Pilcomayo, con toda esa energía y complejidad que tiene, utilizando la inteligencia humana para llevarlo a que sea la oportunidad de agua para la población y para la producción, utilizando a la misma naturaleza de los paleocauces y de los propios sistemas que tiene para hacer el traslado del recurso a través de todo el territorio provincial desde la ruta 81 hacia el norte.

El precisar detalladamente sobre los ejemplos concretos, Basterra citó el caso del complejo hidrovial de la ruta 28 y el sistema de provisión hacia el riacho El Porteño a lo que califica como la síntesis de la superación de los problemas vinculados a la sequía a través de las obras que se tienen para retener y distribuir el agua hacia pequeños productores que se dedican a la actividad fruti hortícola.

"Entre tanto, el resto del agua que se deriva tanto por el Montelindo llegando hasta el Pilagá por los canales adicionales que se van haciendo y que contribuyen a atemperar los efectos de la sequía para la actividad ganadera", acotó.Insistió Basterra que frente a la grave emergencia que sufren otras provincias por la sequía, reconociendo que las obras hidráulicas ejecutadas en Formosa han permitido atemperarla.

Lluvia insustituible

"Por ahora la lluvia es insustituible y sin dudas que nosotros también estamos esperando que llueva pero por lo menos superamos los aspectos críticos y agudos que conlleva una "seca" dado que por un lado generamos la infraestructura para que el agua se traslade a lo largo del territorio y por el otro generamos la fuente de financiamiento, en el caso de la hacienda para nuestros ganaderos, que están utilizando los fondos del programa ganadero provincial para poder ejecutar aguadas, tajamares y represas para poder tener un manejo, por lo menos, de supervivencia de la hacienda mientras que otro destinan esos recursos para reserva de forrajes", expresó.

Luis Basterra recordó que estas situaciones son cíclicas ya que en Formosa los inviernos son secos.

Comentá la nota