Plus: los comerciantes dicen que tienen "una propuesta para hacer"

El presidente de la Cámara de Comercio local, Roberto Nevares, afirmó ayer que los escraches a los comercios que abrieron el día feriado por parte del gremio fueron "un abuso autoritario". El directivo dijo que "no están las condiciones" para otorgar un aumento a los empleados.

Sobre el reclamo del plus patagónico, señaló que "tenemos una propuesta para hacer", idea que contemplaría exenciones impositivas para el sector y resignación de recursos por parte del Sindicato. Nevares reconoció, de todos modos, que desde el Estado provincial no hay interés por esa iniciativa.

El pasado martes, día feriado, el CEC realizó manifestaciones y escraches en los negocios que abrieron sus puertas y las grandes cadenas que obligaron a los empleados a trabajar. Quemaron gomas y tiraron huevos en esos comercios. Incluida la firma Marinelli, de la cual Nevares es gerente.

"Nos reunimos todo el año con los dirigentes del CEC, reconocemos que los sueldos no son los que quisiéramos pagar. La situación económica no es lo ideal. El año pasado era más holgada e hicimos un esfuerzo. Este año no estamos en condiciones de hacerlo", declaró Nevares ayer a una radio.

El gremio mercantil tiene planteado otro paro y medidas de protesta para los días previos a navidad y año nuevo. Reclaman un aumento. Y también el plus. Los escraches y manifestaciones callejeras podrían repetirse.

"Algunas manifestaciones y actos fueron un abuso totalmente autoritario", se quejó ayer el comerciante. "Reconocemos el derecho a no trabajar el día no laborable. Pero no pueden prohibir que alguien abra si los empleados tienen predisposición de concurrir con el pago correspondiente", argumentó.

El titular de la cámara negó que los comercios pequeños y medianos hayan obligado a su personal a trabajar el día feriado. Aunque aclaró que su afirmación no abarca a los grandes supermercados y cadenas, con los cuales la cámara está enfrentada.

"Hubo intercambios de palabras con los empleados que les dijeron que no les reconocían el derecho a ir a trabajar", refirió Nevares. Y consideró "triste que la sociedad se acostumbre a los abusos y actos patoteriles, y vaya resignando su libertad, declinando".

Sobre el nivel salarial del sector, con un básico que apenas alcanza los 1.600 pesos, respondió: "El gremio tiene que hacerse cargo de que ellos firmaron eso en una mesa de paritaria, pues en parte los sueldos también los ponen ellos".

Más medidas

Sobre las protestas que el gremio anuncia para las jornadas previas a navidad y año nuevo, Nevares declaró que "tienen todo el derecho del mundo, que hagan lo que quieran".

"Uno tiene una historia democrática, que hagan paro pero que dejen trabajar porque la economía está de por sí resentida y se va resintiendo cada vez más", consignó.

Del horario de cierre del 24 y 31, que el año pasado fue acordado en Trabajo, confió que llamó al subsecretario Marcelo Pedehontáa y que éste le dijo que "todavía no hay ninguna decisión".

"Este año es imposible dar los 100 pesos mensuales del año pasado. Cuando se puede, se puede. Y cuando no se puede, no se puede", consignó.

"Si cada uno hace un pedido y porque no se le da curso, se toman medidas, esto es una anarquía. Para eso está la ley y la paritaria, que es un logro del sindicalismo y tienen que respetar. Hay que poner algunas cosas en su cauce, porque sino nos vamos a estar peleando siempre y es un cuento de nunca acabar", se quejó.

Plus patagónico

Por otra parte, respecto al reclamo para que se implemente el plus patagónico en la provincia, Nevares consideró que "si La Pampa es Patagonia debería haber beneficios para todos, desde el empleado al comerciante, al industrial y al que presta servicios".

Propuso en ese sentido "ver como podemos hacer para que todos tengamos beneficios y no arreglos parciales que no llegan a nada y hacen que nos peleemos entre nosotros".

"Nosotros tenemos una propuesta. Se la hicimos el otro día. Tenemos una propuesta para hacer", aseguró Nevares.

Cuando se le pidieron precisiones, dijo que la idea es "repartir lo que ellos quieren en un aporte entre todos, el empresariado, los gremios y la Provincia. Eso es redistributivo y justo, haciendo el mayor esfuerzo si se quiere el empresariado".

La Provincia aportaría, "por ejemplo, una exención impositiva que no venga para nosotros y la ponemos en el bolsillo para el empleado; nosotros aportamos para el gremio, y que eso vaya directamente al bolsillo del empleado; y nosotros también hacemos un aporte".

"Ellos dicen que es difícil. ¿Pero se trata de pedir o de proponer? El Gobierno no ha dicho nada", completó.

Comentá la nota