Plottier: bronca y reclamos por la falta de luz

La energía eléctrica volvería hoy a las 18. La causa radicaría en que nunca se realizaron los trabajos de mantenimiento en la red.
Horas de alta tensión se vivieron desde los últimos minutos del lunes y en la mañana de ayer en las inmediaciones del edificio de la Cooperativa de Servicios Públicos. Ante la prolongada falta de energía elécrica, un grupo de vecinos se acercó al lugar para manifestar su indignación.

Mientras representantes de la institución aseguran que el suministro se normalizará hoy por la tarde, ayer continuaron los cortes programados por sectores, aunque no se descartan otras eventualidades que dejen nuevamente a la comunidad en penumbras.

Ayer se conocieron algunas explicaciones del corte del lunes. Por la tarde, un corte no programado afectó a toda la localidad y su área de influencia durante ocho horas. La interrupción no estaba prevista ya que el EPEN había asegurado el suministro de 8 MVA para satisfacer el consumo de la ciudad mientras se realizaba la instalación del nuevo transformador.

«Lo que ocurrió fue que se rompió el alimentador 1 que abastece el área urbana y un cable subterráneo de alimentación, lo que provocó una interrupción total de energía», explicó Luis Espinoza, técnico de la cooperativa. Ayer por la mañana, mientras la comunidad seguía sin electricidad se realizó el reemplazó del reconectador.

Sin embargo, el cambio de los 70 metros de cable que le facilitó Calf para resolver el problema demandó un poco más de tiempo. «Los operarios estaban haciendo la zanja a pala hasta que llegó la retroexcavadora del municipio», admitió uno de los empleados de la institución. El cable que se quemó había sido instalado en 1981 cuando se puso en funcionamiento la subestación Valentina Norte y hasta ayer no se había realizado ningún tipo de mantenimiento.

Según versiones de vecinos que se manifestaban frente al edificio, algunos técnicos de la cooperativa les habrían asegurado que estos son los primeros inconvenientes que se van a producir. La causa radicaría en que nunca se realizaron los trabajos de mantenimientos correspondientes en la red. Por esto, no se descartan nuevas eventualidades.

Protesta

La bronca se sumó ayer por la noche y se manifestó cuando un grupo de vecinos se acercó a las instalaciones de la Cooperativa. Sin embargo, las autoridades no brindaron ninguna información por lo que se formó un improvisado piquete el lunes por la noche. La energía volvió durante la noche. Pero nuevamente se produjo un corte total a las siete de lo mañana.

Ante esta situación, los vecinos volvieron a manifestarse por la mañana. El presidente de la Cooperativa, Domingo Vázquez, tuvo que ser retirado del edificio en un vehículo policial. Luego, los manifestantes fueron a su casa en busca de una explicación y allí Vázquez debió ser otra vez escoltado para poder salir.

«Queremos que el presidente dé la cara. Para eso lo votamos», era el clamor encendido de los vecinos que fue aumentando a medida que pasaban las horas. Cerca del mediodía cuando el servicio se había reestablecido en parte de la localidad, llegaron hasta el edificio de la Cooperativa el secretario de la institución, José Uribe y el vocal, Godofredo Sepúlveda junto al asesor legal, Martín Rodríguez.

Los referentes de la cooperativa mantuvieron una reunión a puertas cerradas con un grupo de vecinos damnificados. De ese encuento surgió un acta que estipula el compromiso de la institución de normalizar el servicio hoy a las 18 horas. La prestataria del servicio reconocería las pérdidas ocasionadas por la interrupción por lo que los afectados deberán presentar la documentación a partir de mañana.

«Hace dos días que no puedo trabajar. Tengo un consultorio odontológico. Si se me quema un aparato me lo reconocen, pero no el lucro cesante. Por lo que a mí nadie me paga lo que no voy a facturar estos días», explicó el profesional. La mayoría de los comerciantes estiman que las pérdidas oscilan entre los 2.000 hasta los 25.000 pesos en mercadería, aunque aún no se pueden estipular el costo total de estas interrupciones en cuanto a días no trabajados. «Ya nos pasó en enero. Estuvimos cuatro días sin luz y nadie nos reconoció lo que perdimos», aseguró un comerciante de la localidad.

Algunos precavidos que alquilaron grupos electrógenos para proveerse de energía no pueden seguir solventando el costo extra. «Son 500 pesos diarios y algunos que tienen que alquilar equipos más grandes están pagando más de mil», aseveró un pequeño productor.

Mientras ocurrían los incidentes según lo informado por el asesor legal del municipio que ofició de mediador en el conflicto, el intendente, Sergio Gallia, se encontraba reunido en el EPEN para solicitar apoyo técnico y de materiales para el mantenimiento de las redes domiciliarias.

Apagón en el Oeste capitalino

Neuquén> Los cortes de luz alcanzaron ayer también a algunos sectores del Oeste neuquino. Las interrupciones intermitentes de electricidad comenzaron desde las 19, según indicaron comerciantes y vecinos de los barrios afectados como, por ejemplo, Gregorio Álvarez, Melipal y Cumelén. Al cierre de esta edición el corte de energía eléctrica era total desde la calle Catriel hasta Collon Curá sobre el extremo superior de la Belgrano.

Los vecinos se quejaron al no poder establecer ninguna comunicación con la compañía responsable del suministro eléctrico: CALF. En tanto, el presidente de la empresa, Marcos Silva, explicó que «el corte de luz es una consecuencia del problema que tiene Plottier. Algunos sectores del Oeste neuquino aún están bajo la administración de la cooperativa eléctrica de Plottier y del EPEN, aunque desde hace tiempo que deberían estar bajo nuestra dirección».

Problemas

Neuquén > Los cortes en el suministro eléctrico que provee la Cooperativa de Plottier, provocan desde el domingo serios problemas en la ciudad para abastecer de agua potable al Oeste neuquino.

El EPAS aclaró que el inconveniente no es propio. Los cortes en Plottier afectan al sistema de bombeo de Balsa Las Perlas, de manera tal que el organismo instaló ayer un grupo electrógeno para revertir la situación de emergencia. Este generador eléctrico propio permitirá que el sistema de bombeo de Balsas Las Perlas, que abastece a la zona Oeste de la ciudad, pueda seguir trabajando de manera normal, sin verse afectado por los cortes. Por su parte, el EPAS reparó el lunes el acueducto que abastece de agua potable a los sectores centro y este de la ciudad. El inconveniente, no obstante, generó ayer baja presión porque la reparación del ducto obligó a detener el bombeo por algunas horas, según se informó desde el organismo provincial.

Escenario

Ciudad fantasma

Lunes por la noche. Los desprevenidos conductores que se acercaban a la localidad a través de la Ruta 22 se encontraban con una ciudad en penumbras. La oscuridad sólo se disipaba con el paso de los autos o comercios que se proveían del servicio mediante grupos electrógenos.

Las calles y plazas, totalmente a oscuras. Casi una ciudad sitiada. Los vecinos, impedidos de abandonar sus hogares una vez que se ocultó el sol. «Esto es una boca de lobo. Hay una total falta de seguridad», denunció una vecina.

Mientras tanto, en el hospital se vivieron momentos de angustia. El generador sólo abastece un cuarto de la energía eléctrica que precisan las instalaciones, por lo que sólo se mantuvieron encendidos los equipos indispensables. «Si ocurría un accidente y debíamos sacar una placa, se quedaba todo el edificio sin luz», explicó una empleada.

A primera hora de la mañana, el panorama no había cambiado demasiado. La mayoría de los comercios continuaban cerrados. La planta potabilizadora de agua y la de tratamiento de líquidos cloacales tampoco contaban con energía por lo que estos servicios también estaban restringidos a la comunidad.

La alta temperatura, que comenzó a sentirse cerca del mediodía, sólo sirvió para enardecer aún más el ánimo de los vecinos de la localidad que reclamaron bajo los rayos del sol una rápida normalización del servicio.

Comentá la nota