En plena crisis, el Gobierno dice que bajó la pobreza y la indigencia

La crisis global y local parece no hacer mella en la economía y la sociedad argentinas. Y si no hay que preguntarle al INDEC, que difundió sin ruborizarse este martes que descendió la pobreza y la indigencia en el país.
La cantidad de argentinos y argentinas pobres, siempre de acuerdo con el organismo intervenido por el kirchnerismo, bajó 3,9 puntos porcentuales, al pasar del 17,8 al 13,9 por ciento del primer semestre de 2008 al mismo período de 2009.

En tanto, según la Encuesta Permanente de Hogares, de donde surgen los curiosos datos, el número de indigentes cayó 1,1 puntos porcentuales, al pasar del 5,1 al 4 por ciento, en el mismo período.

La información del INDEC impacta de lleno con la que vienen suministrando consultoras privadas y la oposición, y, sobre todo, con las denuncias de la Iglesia respecto al "escandaloso" aumento de la pobreza en todo el país.

Un mes atrás, el vocero de la Conferencia Episcopal, Jorge Oesterheld, defendió una medición realizada por la Universidad Católica Argentina (UCA), que reflejó que el 40% de los argentinos son pobres.

Semanas después, el presidente de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, obispo Jorge Casaretto, reclamó por "la lucha contra la pobreza" y aseguró que "no hay ninguna ley tan importante, ni siquiera el proyecto de radiodifusión", que ponga a las sombras de la discusión política la pobreza y la exclusión escandalosa.

Según el informe oficial, en la Argentina hay 709 mil hogares debajo de la línea de pobreza, que abarcan a 3.429.000 personas. De esos totales 232 mil hogares son indigentes y afecta a 995 mil habitantes en todo el país.

Las cifras que reflejan los estudios privados están muy por encima de las que proporciona el laboratorio de estadísticas oficialista. Según un estudio de Artemio López la cantidad de argentinos que se encuentran por debajo de la línea de pobreza y la indigencia asciende a 16.274.000, que representan más del 40% de la población.

La Consultora Ecolatina, del ex ministro de Economía, Jorge Lavagna, también difundió cifras superiores a las oficiales. Según sus indicadores, el umbral de pobreza alcanzó en el primer semestre el 31,8 por ciento, mientras que los niveles de indigencia llegaron al 11,7% en el mismo período.

"Si extrapolamos la incidencia al total de la población 12,7 millones de argentinos son pobres, de los cuales 4,7 millones son indigentes", precisó Ecolatina, para agregar que "más allá de las cifras oficiales, hace dos años que la pobreza e indigencia aumentan en la Argentina", aseguró la entidad.

Según el INDEC, la zona más comprometida es el noreste del país y principalmente "el Gran Resistencia". Los registros oficiales indican que el 25,6% es pobre y el 7,1% es indigente. Las cifras tampoco coinciden con las privadas. En su edición del 26 de julio, Crítica de la Argentina denunció que en el Chaco la pobreza alcanza al 49,7% de la población, aunque el gobierno de Jorge "Coqui" Capitanich admite un 34,5 por ciento, una cifra superior a la difundida este martes.

Los registros más alentadores se pueden hallar en el otro extremo. La Patagonia es la región con menor índice de pobreza, que apenas llega al 9,3 por ciento. Río Gallegos es, de las 31 ciudades medidas, la de mejor estadística: sólo son pobres el 1,3% de las personas y hay por debajo de la línea de indigencia una de cada 250 personas.

Comentá la nota