En plena campaña, el gobierno abrió la canilla

En plena campaña electoral para el próximo 28 de junio, el gobierno provincial puso en movimiento el aparato clientelar. Desde hace un mes, los pasillos del Ministerio de Bienestar Social se ven atestados de personas que se acercan a gestionar y a cobrar subsidios.
Ayer, una larga cola de gente se concentró en la planta baja de Casa de Gobierno, a las puertas de la Subsecretaría de Políticas Sociales, a cargo de Pedro Freidemberger. El funcionario jorgista es el encargado de manejar la chequera de subsidios.

La entrega de este tipo de subsidios se desató hace un mes, aproximadamente. Hasta entonces, los funcionarios del área enviaban a los solicitantes a gestionar la ayuda social a las áreas respectiva del municipio santarroseño, según confiaron ayer a El Diario algunos de los vecinos.

Desde la anterior gestión, del ex gobernador Carlos Verna, se había descentralizado la entrega y prácticamente no se atendían las solicitudes en Casa de Gobierno. Las ayudas sociales se realizaban en la capital pampeana a través de los CIC (Centro de Integración Comunitaria), aunque sobre el final de ese período fueron desmantelados.

En la gestión del gobernador Oscar Mario Jorge, comenzaron a entregarse nuevamente algunos subsidios, pero salían en cuentagotas. Sin embargo, con la cercanía de las elecciones, viró abruptamente el criterio del área social del gobierno.

En la lista de PJ, la ministra de BS, María Cristina Regazzoli, aparece como la primera candidata a diputada provincial del oficialismo. Uno de los objetivos declarados por el candidato a senador, Carlos Verna, es ganar la elección en la capital pampeana, donde el PJ sufrió dos reveses, uno en la legislativa de 2.005 y el año pasado perdiendo la intendencia a manos del FrePam y del radical Francisco Torroba.

Los subsidios que se entregan varían entre los 400 a 800 pesos, según contaron ayer los beneficiados. Los vecinos dejan sus datos y en diez días reciben el dinero.

Comentá la nota