Se plebiscita el poder kirchnerista y se ponen en juego las mayorías.

Hoy se vota en los 24 distritos de la Argentina. El jefe del PJ, Néstor Kirchner, plebiscita su poder en la provincia de Buenos Aires junto al gobernador bonaerense, Daniel Scioli. Su competidor más directo es el empresario Francisco de Narváez, socio del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. En Santa Fe, el ex piloto de F1 Carlos Reutemann se disputa con el gobernador socialista Hermes Binner el liderazgo para 2011. La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quiere repetir la hazaña pasada: ser la segunda fuerza en el país. Su elección en la Ciudad de Buenos Aires será clave. El vicepresidente, Julio Cobos, apuesta su proyecto nacional en Mendoza.
Cuando hoy las agujas del reloj marquen las 18, se pondrá final a dos meses de campaña, encuestas, especulaciones, denuncias, críticas, marchas y contramarchas. Desde las 8 de la mañana, poco más de 27 millones de argentinos deberán elegir quiénes se sentarán en las 127 bancas de la Cámara de Diputados que se ponen en juego y quiénes ocuparán las otras 24 que se disputarán en la Cámara de Senadores. Así, se cerrará una elección legislativa con mucha más importancia que una simple renovación en el Congreso, será la última contienda electoral antes de las presidenciales de 2011, donde el oficialismo podrá perder la mayoría en el Congreso.

Con un escenario nervioso, la provincia de Buenos Aires será el tablero mayor, donde se dará la pulseada inicial para el control del todopoderoso aparato peronista. Néstor Kirchner deberá demostrar que su poder se mantiene intacto en una compleja contienda que lo llevó a encabezar la lista de candidatos. Pero no sólo el presidente del PJ es el único que apostó fuerte. Desde el sector del peronismo disidente, varios patriarcas también definirán su propio peso específico: Francisco de Narváez, Felipe Solá y Mauricio Macri. Todas piezas claves para un próximo armado con base en el terreno que concentra el 38 por ciento del padrón electoral nacional y 35 bancas de las 127. El resultado tendrá fuerza de sentencia.

Lejos de Buenos Aires, los principales distritos definirán sus propias internas: Santa Fe, Mendoza y Córdoba. Pero pasado el recuento final, colocarán sus nombres en posibles grillas de partidas para 2011. En Santa Fe, Carlos Reutemann buscará concentrar el mayor poder para lanzar la discusión en el seno del justicialismo. Hermes Binner mirará de cerca a sus candidatos para sentir el respaldo de una posible proyección nacional. Elisa Carrió será otra pieza clave de la oposición que también definirá su papel. Peleando el segundo lugar en la Ciudad de Buenos Aires, y su fuerza discutiendo el tercer lugar en la provincia, Lilita pone en juego su liderazgo.

Entre oposición y oficialismo, todos los caminos llevan a la Quinta de Olivos, donde el resultado se esperará sin la presidenta Cristina Kirchner, que votará en Río Gallegos y luego viajará a El Calafate. Eso sí, sin haber votado por su primer caballero.

Comentá la nota