El plazo para impugnaciones cerrará el viernes. La interna parece inevitable El PJ, entre la unidad y las urnas, pero en medio de un gran suspenso

Las listas están presentadas, pero no oficializadas. Todavía no se perdieron las esperanzas de llegar a un acuerdo, pero objetivamente parece difícil. En la Provincia habrían presentado unas 700 listas para 134 distritos, lo que indica una fuerte atomización del partido. En algunos distritos se presentó solamente el duhaldismo.
Hasta ayer, el escenario en Olavarría era de interna. Había dos listas presentadas y ninguna se había bajado. Supuestamente había plazo hasta la medianoche para hacerlo, pero el clima entre ambas no permitía deducir ningún acuerdo para evitar las urnas.

De todos modos, la situación local no es nada singular puesto que habría unas 700 listas presentadas para 134 municipios, lo que hace un promedio de más cinco por distrito.

La situación está confusa hasta en lo formal porque hasta ayer a la noche había dudas de que Junta Electoral tuviese tiempo para cerrar el primero de los plazos. Si esto pasaba, entonces habría tres días más para las impugnaciones y luego quedaría tiempo hasta el 29 de noviembre para bajar alguna lista o cruzarlas, que no es lo mismo que integrarlas: en aquella se preservan los cargos en cambio en la segunda modalidad hay flexibilidad para modificarlos.

De esto se podría deducir que si bien no hay directivas para impedir las internas, se les da a cada distrito todas las posibilidades para que acuerden.

Hasta el viernes pasado, todo hacía suponer que habría una lista de unidad, pero luego la situación se prendió fuego cuando las partes comenzaron a cruzarse porque había una sospecha recíproca de que no se quería acordar.

Hasta ese momento, se habían presentado dos listas, una encabeza por Eduardo Santellán y la otra por Miguel Santellán, pero la pelea era algo más que de apellidos y de primos. Representaban dos espacios completamente distanciados entre sí, por cuestiones política pero también emocionales.

El Partido Justicialista de la Provincia procura tener hegemonía kirchnerista, al punto que, como confió una fuente peronista, "Kirchner posiblemente juzgue que aquel que quiera la interna es porque en el fondo quiere jugar con el duhaldismo".

La reflexión es asombrosa a todas luces porque parece, por un lado, arbitraria y, por el otro, de dudosa veracidad. "Y para qué saber eso si después no se puede evitar que se quede con el partido", se le preguntó a la misma fuente, la que inmediatamente respondió: "Porque el año que viene no se las van a habilitar, para eso sirve. Entonces, con los que no quieren la unidad ya se podría saber para quienes van a jugar y se puede estar advertido".

Un vocero no oficial de la oposición aseguraba que "el jueves, cuando Miguel habló con el Diario, estaba dispuesto a correrse de la presidencia sin resignar el cargo para alguien que no fuera de su lista". Lo que no dijo o no sabía era si estaba el ánimo de repartir los cargos por mitades. Hoy, la situación está tan complicada como el miércoles pasado.

Kirchneristas vs. duhaldistas

Las listas, entonces, están presentadas pero no oficializadas. Habrá tres días para las impugnaciones, pero todavía hay posibilidades de llegar a la unidad, aunque esto hoy parezca difícil. En todos los distritos hay puja, también en algunas secciones electorales, pero la Séptima logró consensuar los cuatro consejeros. Todavía está en pie la posibilidad de que alguien ligado a la diputada Alicia Tabarés ocupe un lugar en el cupo femenino. "No lo tengo ni tampoco lo pedí", subrayó la presidenta del Partido.

Aparte de los consejeros por cada sección electoral, el partido elige cinco del cupo femenino, cinco de la juventud y otros tantos de la rama sindical.

En general, la interna se parece a una puja del kirchnerismo, pero no es así. Hay distritos que los duhaldistas han resuelto dar batalla y en otros, como 25 de Mayo, Miguel Di Salvo va solo. Todos los demás se retiraron, incluido Nicolás Lasa, quien podría terminar en el felipismo.

Di Salvo estuvo presente el viernes en el consultorio de Domingo Vitale cuando visitó Olavarría el ex secretario de relaciones internacionales y ultraduhaldista, Alfredo Atanasof.

Se fue muy rápido, antes que llegaran los medios, porque seguramente no quería aparecer tan pegado al duhaldismo cuando todavía no se habían oficializado las listas.

"No se presentaron porque no quisieron pelearse con él", apuntó una fuente, "pero seguramente lo van a desconocer a la hora de las elecciones".

La diputada Tabarés prefirió, según sus palabras, no participar de su lista para no ser "un escollo", así lo dijo, que imposibilitara la unidad. Pero tampoco eso sirvió y hoy la pelea en las urnas sería casi inminente.

De los más de seis mil afiliados que tiene el padrón, se cree que irían a votar unos 3.000. Eduardo Santellán se siente muy respaldado por la legisladora y las agrupaciones que integran su lista como la "Arturo Jauretche", "Eva Perón" y las 62 Organizaciones, pero también por Walter Abarca y Luis Ilarregui, según dijo. "Yo quiero la unidad, pero si hay que ir a internas, nosotros no tenemos problemas", señaló.

En la otra vereda, y con Miguel Santellán con su cargo de consejero asegurado, tampoco tienen inconvenientes en presentar batalla. Hasta ahora, como el curismo prefirió no participar, se creen con serias posibilidades de ganar. Presionan para lograr ventajas en una eventual integración, pero no descartan ir a las urnas, que a esta altura de los acontecimientos ya parecen inevitables, aunque para el sector de Alicia "no está dicha la última palabra".

Comentá la nota