”Plazas integradoras” cuenta con apoyo unánime

La propuesta había sido presentada en agosto por el interbloque del FUV.
Ayer, en sesión ordinaria, los concejales acordaron aprobarla por unanimidad.

Tras ser analizado por cuatro comisiones internas del Concejo Deliberante, los ediles decidieron por unanimidad aprobar el proyecto de ordenanza que obliga a la Municipalidad a crear en el partido de Luján plazas integradoras.

La iniciativa había surgido del ínterbloque Frente Unión Vecinal en agosto y luego de ser debatido por las comisiones de Derechos Humanos, Familia y Organizaciones No Gubernamentales; Legislación, Interpretación y Reglamento; Urbanismo y Planeamiento Urbano y Rural; y Salud, Acción Social y Medio Ambiente, finalmente ayer quedó refrendado por el cuerpo deliberativo esta propuesta que obliga a la Municipalidad a reacondicionar las actuales plazas.

Las plazas integradoras deben hacerse a partir de un diseño accesible que posibilite igualdades. No se trata de lugares al aire libre para rehabilitación sino de espacios públicos sin obstáculos ni barreras arquitectónicas que impiden ser disfrutadas por niños y adultos con capacidades diferentes.

Las plazas integradoras permiten acceder activamente a un juego o contemplar lo que sucede desde algún lugar lo más cercano posible y esto, dicen los terapistas, es también una forma de integración.

A partir de ahora y de acuerdo a la ordenanza “todas las plazas a construirse dentro del ejido municipal deberán realizarse de acuerdo a las características establecidas (...) y los sectores de juegos de las ya existentes deberán ser adaptadas a la misma”.

Además, “todas las plazas integradoras deberán contar con un sector de juegos con vallado perimetral que brinde contención y seguridad a los niños, que impida el ingreso de animales y que evite el deterioro por vandalismo o mal uso”.

Con respecto a los juegos, “deberán estar diseñados conformes a las normas de seguridad, en cuanto a alturas críticas y riesgos de atropamiento, alturas de barandas, escalones, ancho de los senderos, plataformas, zonas de transferencia, zonas de descanso y área de protección de todos los juegos previstas en las legislaciones vigentes”.

UN MUNDO DE SENSACIONES

Las plazas integradoras podrán contener: hamacas adaptadas para sillas de ruedas, pórticos integrados con una hamaca reposera, hamacas de seguridad, areneros al ras del piso con minipalas retroexcavadoras y areneros elevados, toboganes con barras de seguridad y calesita integradora, tatetí sensorial, entre otros juegos integradores.

Especialistas coinciden en que los juegos adaptados no sólo significan la integración social de los niños al mundo de los otros de su misma edad, sino que además implican la oportunidad de que gocen de sus derechos al juego y al recreo. Por ejemplo, la sensación de vértigo al volar en una hamaca adaptada algo que difícilmente pueda experimentar de otra manera.

Por lo tanto, el niño con capacidades diferentes debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, insertándose en un ámbito común con los demás niños ya que lo que se persigue es contribuir al desarrollo armónico de su personalidad.

Comentá la nota