Las plazas crecieron más que los turistas

La Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica llamó la atención sobre la disparidad entre el número de plazas de alojamiento que incorporó Bariloche en los últimos tres años y el lento crecimiento de los pernoctes turísticos.
Ese desfase -dijeron los empresarios- "impactó fuertemente en los niveles promedios de ocupación" y amerita un seguimiento muy atento a la hora de "planificar y autorizar" nuevos emprendimientos. La AEHG comunicó que tiene en marcha un estudio sobre la oferta y la demanda de alojamientos turísticos y decidió difundir algunos datos preliminares.

Según el informe, desde 2005 a 2008 Bariloche mejoró un 16% su capacidad alojativa y logró superar la barrera de las 24.000 plazas disponibles. En cambio, los pernoctes crecieron en el mismo lapso un 9,1%, de modo que la cantidad de visitantes que demandaron camas estuvo lejos de acompañar el crecimiento de la oferta. El estudio revela también que esa distorsión es más alarmante en algunas categorías como "apart hotel", "complejos de alquiler turístico" y "departamentos de alquiler turístico", que incrementaron sus plazas en más de un 26%. La AEHG interpreta que "la situación futura en algunos segmentos podría entrar en crisis".

Comentá la nota