En la plaza Independencia ratificaron el rechazo a los incrementos en la luz

En la plaza Independencia ratificaron el rechazo a los incrementos en la luz
Anoche se realizó la tercera movilización general en contra de los aumentos que figuran en las boletas de EDET.
“Vamos a la esquina a cortar la calle”. El vozarrón del secretario general de la CGT, Jesús Pellasio, dio cuenta del comienzo de la tercera marcha general contra el tarifazo eléctrico. Minutos después, y a pesar de la llovizna, una columna de manifestantes de casi una cuadra de largo empezó a dar vueltas en torno de la plaza Independencia, en reclamo de la suspensión de los aumentos tarifarios dispuestos por los gobiernos provincial y nacional.

A diferencia de la última movilización general, en esta ocasión no hubo oradores ni acto central. Pero los organizadores (agrupaciones de usuarios y de consumidores, sindicatos, partidos políticos y ONG), hicieron saber que el plan de lucha continuará con una nueva protesta el próximo viernes. Este lunes, al mediodía, en la sede de la CGT de Buenos Aires 408, se realizará un plenario abierto, con el objetivo de organizar la próxima marcha general.

Carteles en los que se leía “Tafí Viejo, presente; basta de tarifazo”, “El campo, presente”, “Contra la luz mala”, “Alperovich, el aumento es ilegal”, “Tucumán, cuna de la Independencia, sepulcro de la prepotencia” o “Basta de meter la mano en el bolsillo del pueblo”, y globos negros en señal de rechazo al incremento fueron los detalles salientes de la movilización ciudadana.

En esta oportunidad, se observó una menor presencia de dirigentes políticos, y se destacaron más las agrupaciones de izquierda y las piqueteras, como la CCC, y las ONG de defensa de los usuarios. Esta vez sí participó la dirigencia agraria tucumana, encabezada por el presidente de la delegación tucumana de la Federación Agraria (FAA), Miguel Pérez, y por los agricultores Rafael Sánchez y Maximiliano Alcocer. En una hora, los manifestantes dieron tres vueltas a la plaza; cantaron el Himno Nacional y se desconcentraron.

“Se sumó el ciudadano común. Esto demuestra que todas las disposiciones del Gobierno son engañosas y tendenciosas. Se deben derogar las resoluciones del Epret”, aseveró Edmundo Romano, de Vecinos y Usuarios Autoconvocados. El dirigente hacía referencia a las medidas lanzadas por el gobernador, José Alperovich, para atenuar el impacto del aumento tarifario del 12% (promedio) que él mismo autorizó, a pedido de EDET, que argumentó una suba de costos internos. Esta medida -una ampliación temporaria de la Tarifa de Interés Social, para 80.000 clientes que no la perciben-, dispuesta por el Epret, se suma a la que permite a usuarios que consumen más de 1.000 kwh bimestrales y que cumplan una serie de requisitos (por ejemplo, no contar con TV por cable), solicitar la eximición del pago del aumento dispuesto por la presidenta, Cristina Kirchner. Los usuarios no confían en las medidas y piden que directamente se dé marcha atrás con la aplicación de ambos incrementos tarifarios.

“Parece que el Gobierno quiere fundir a la clase media. Y el gobernador es el responsable de todo esto”, dijo Mercedes, una docente jubilada de Tafí Viejo. Olga, ama de casa de Juan Bautista Alberdi, dijo que la suba es una injusticia total. “Nadie tiene que pagar la luz”, sostuvo. “En Villa Alem seguimos firmes contra el aumento”, afirmó Mónica Páez.

Comentá la nota