Las playas estuvieron colmadas en otra jornada a pleno verano

Cientos de familias decidieron disfrutar el primer domingo del año en las playas de Rada Tilly y Comodoro Rivadavia, que se vieron repletas de visitantes y también de turistas.
Tras los festejos del comienzo de año, cientos de habitantes de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly aprovecharon el domingo para disfrutar la calurosa jornada. Las playas quedaron literalmente chicas por la masiva concurrencia de familias que buscaron el aire de mar, en compañía del infaltable mate y los juegos playeros para el entretenimiento. Tampoco faltaron las bellas curvas y los bronceados cuerpos, para decorar una calurosa tarde, donde la temperatura máxima osciló 33 grados.

Entrada la tarde, las largas filas de vehículos que circulaban hacia Rada Tilly eran interminables. Una verdadera caravana se dirigó en busca de un poco de aire fresco para contrarrestar el insoportable calor. Toda la costanera de la villa lució de gente que prefirió darse el primer chapuzón mientras los más chicos eligieron la arena, el picadito y el tradicional tejo.

LAS OLAS Y EL VIENTO

Con un leve y aliviador aire de costa, la jornada se presentó "muy buena, la playa está muy linda y en familia. Mañana (por hoy) a trabajar", comentaba Daniel, quien descansaba sobre la arena en Rada Tilly.

Mientras, entre mate y mate estaban Gabriela y sus amigas Mayra, Favia, Sol y Mari, quienes llegaron de Caleta Olivia. "Nos tocó un día espectacular para empezar el año en familia y con amigas. Estamos disfrutando de la playa, el mar y el sol así que no se puede pedir nada más", precisó Gabriela.

En una tarde tan agradable también fue importante el uso del bronceador y el protector solar, para cuidarse el cuerpo. La mayoría de los visitantes aprovechó las suaves olas para bañarse mientras otros iban arrimándose hacia el sector de la rambla a medida que el mar subía. Todos encontraron la opción de divertirse en Rada Tilly.

Rafael aprovechó para halagar a las bellas mujeres. "Hay hermosas chicas en Comodoro. El agua está espectacular, hay que meterse. Al principio está media fría, pero bárbara. Cuando andás con señora, como nosotros, jugamos un poquito y miramos", relató el hombre entre risas.

Para resguardar la seguridad de los bañistas, la playa radatilense cuenta con quince guardavidas. Uno de ellos, Germán comentó a Diario Patagónico: "este nuevo año comenzó con sol, mucha gente y varios turistas".

Sin embargo, el guardavida explicó que mucha gente no acata las precauciones para meterse al mar. Recomendó: "en chicos de 2 o 3 años el agua puede llegar hasta los tobillos; los niños hasta 10, el agua hasta la cintura, y los adultos a nivel del tórax. También está en uno si sabe nadar o no, cómo se mueve, para dónde corre el viento y si sube la marea o baja", graficó.

Comentá la nota