Playa, descanso y campaña

Playa, descanso y campaña
En Punta del Este hubo varias figuras políticas. Otros prefieren los destinos locales. En enero Duhalde, Cobos y De Narváez son algunos de los que planificaron visitas a las localidades de la Costa Atlántica.
Cuando el turismo vernáculo parece volcarse nuevamente en forma masiva a los balnearios de la Costa Atlántica bonaerense, en el ambiente político local hay preferencia por las playas de Punta del Este. Al menos es lo que expresan en el inicio de la temporada algunos de los que se dejaron ver en las playas uruguayas. Aunque sin la ostentación que caracterizó a la dirigencia argentina en los ‘90, el balneario este año sigue siendo una tentación para los políticos en vacaciones. Hubo funcionarios y ex funcionarios, oficialistas y opositores, con aspiraciones electorales y no tanto. Sin embargo, muchos se muestren reticentes a exponer sus veraneos del otro lado del Río del Plata y eligen los destinos locales.

Una de las que se paseó sin problemas por Punta del Este es la diputada nacional Elisa Carrió, que estuvo los primeros días del año junto a una amiga en las playas de la Mansa y de la Brava Esteñas. A pesar de los días de relax en la costa uruguaya, Lilita planificó su verano entre el trabajo en Capital, preparando su año legislativo, y escapadas a Mar del Plata para estar con sus hijos.

Otra que estuvo en Punta del Este es la ministra de Industria y Turismo nacional Débora Gorgi. La amiga de Cristina eligió un veraneo poco kirchnerista, ya que además de visitar las playas uruguayas estuvo en los festejos de año nuevo de Shakira y Antonito de la Rúa. El hermano del gobernador y ex funcionario provincial, José Pepe Scioli, también veranea en Punta del Este y pasó a saludar por lo de los De la Rúa. Al recordado hijo del ex presidente lo acompañó su madre Inés Pertiné quien, cual adolescente, este verano estrenó un tatuaje muy moderno de motivo oriental.

En Punta del Este también está la pareja feliz y glamorosa que forman el ex ministro de Economía Martín Lousteau y su reciente novia Rosario, la menor del clan Ortega. Sin embargo, hay otra pareja que le disputa el título de romance político del verano: la del ex presidente Carlos Menem y la ex chica Sofovich, Luisa Albinoni. La rubia platinada habría pasado el fin de año en La Rioja con su nuevo novio y aunque ella se muere de ganas de blanquear la relación, en el entorno del riojano hay nada más que silencio.

Este año hay algunos políticos que optaron por el bajo perfil para sus vacaciones, en las que combinan descanso con trabajo. El gobernador Daniel Scioli, que empezó la temporada con actos de gobierno en Pinamar y Mar del Plata. Mientras, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, pasó los primeros días del año en la popular Villa Carlos Paz.

Francisco De Narváez, en cambio, descansa en Cariló con su esposa Agustina y sus hijos. Pero, para el líder de Unión-Pro, que no descarta presentarse como candidato a presidente en 2011, enero no será sólo descanso. El Colorado tiene previsto aprovechar su estadía en la Costa para hacer una recorrida por distintas localidades.

Algo similar hará el ex presidente Eduardo Duhalde, que ya está en plena campaña para llegar a la candidatura presidencial por el PJ para 2011. Recorrerá los puntos turísticos de la Costa en el Duahaldemóvil, un micro especialmente preparado para una campaña a puro discurso, como en las viejas épocas.

En la Costa Atlántica también se lo verá al vicepresidente Julio Cobos, otro que quiere dar pelea en 2011. Pero después de un descanso en algún lugar del país donde prefiere no estar expuesto.

Comentá la nota