El plátano que nadie podó a tiempo

La niña, de 6 años, jugaba en el arenero de la plaza Almagro cuando le cayó sobre la cabeza la rama de un plátano. El gobierno porteño admitió que hubo denuncias previas de los vecinos sobre el mal estado de ese árbol.
No estaba lloviendo ni hubo viento fuerte. Sin embargo, el martes a la tarde una rama de plátano cayó sobre la cabeza de una nena que jugaba en la plaza Almagro, del homónimo barrio porteño. Zaira Morales fue operada de urgencia en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez "por un traumatismo de cráneo con fractura y hundimiento frontoparietal expuesta". Ayer a la tarde, tras la intervención quirúrgica de su hija, Adrián Morales resumió la sucedido en el espacio público de la ciudad: "Un pedazo de tronco podrido se cayó encima de su cuerpito. De lo hueco que estaba, se partió en tres pedazos". Consultado por Página/12, un alto funcionario de la gestión PRO admitió que "teníamos un reclamo de riesgo sobre ese árbol. Pero, como el camión que poda no pudo ingresar a la plaza por las rejas perimetrales, se reprogramó 40 días la intervención". Pese a los tiempos gubernamentales, al cierre de esta edición la niña "se encuentra estable".

El martes a la tarde, la familia Morales llegó a la plaza Almagro para festejar, entre mates y facturas, un nuevo progreso laboral del padre. Como el arenero con juegos para chicos sobre la calle Bulnes "no es muy grande y estaba lleno de pibes, con mi mujer y los chicos nos fuimos a la parte de los jubilados", relató Morales. A unos metros sobre Sarmiento al 3700, hay un sector con dos canchas de tejo. Allí, Zaira aprovechó para desplegar baldecito, palita y colador playero.

Minutos antes de la retirada, "el papá le pidió a la nena que fuera a buscar sus juguetes, donde había estado jugando, en el sector de la cancha de tejo", dijo a Página/12 uno de los empleados de limpieza, quien prefirió no dar su nombre. Mientras Zaira recogía sus juguetes, una rama cayó de golpe de un gran plátano y le aplastó la cabeza. "No había otros chicos y prácticamente estaban solos en ese lugar", dijo el testigo, que refirió que hace un mes y medio se descolgó otra rama del mismo árbol.

También, una de las rejas perimetrales de la plaza Almagro atestigua la caída de otro árbol a principios de abril. "Fue del lado de la calle y no del arenero. Si no hubiese habido otro accidente como el de la nena", recordó Carlos, dueño de la bicicletería de Bulnes y Sarmiento.

Tras el accidente, el empleado y otros compañeros ayudaron a la familia a llevar a Zaira hasta la vereda. En el lugar, con la nena inconsciente en brazos, Morales paró un auto particular y su conductora los llevó hasta el Hospital Durand. Según contó la mamá (Bárbara Lecadito), "no había cuello para ponerle a Zaira y lo que mejor pudieron hacer es decidir trasladarla al Hospital de Niños", donde inmediatamente fue atendida y a las 21, operada. "Siento impotencia", dijo la mujer. Porque "se supone que estábamos en la plaza, que es un lugar seguro", agregó.

Según los papás, en las primeras horas después de la operación, la nena evolucionó, aunque "ahora está estable y con un coma inducido", confirmó la mujer. Desde la puerta del hospital, el abuelo de la nena, Daniel Lecadito, se quejó de la situación de los parques porteños. "No sé quién debe cuidar que los árboles estén bien y no lo hace. Esto es negligencia del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Todos los plátanos están podridos."

El funcionario a cargo de la Dirección General de Arbolado –dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Espacios Públicos– es el contador Guillermo Baló. El hombre tiene experiencia en el rubro gastronómico (como gerente de una fábrica de galletitas) y en cosméticos. Nada aparece en su curriculum sobre administración pública y, mucho menos, sobre preservación, cuidado o mantenimiento del arbolado de los vecinos y vecinas de la ciudad.

Una alta fuente de la Dirección de Baló admitió a este medio que "el árbol tenía un reclamo de riesgo muy grande y se había programado sacarlo el 3 de noviembre. Pero el camión hidroelevador que realiza las podas no pudo entrar y se reprogramó para 40 días. En el transcurso, se cayó una rama sobre Zaira". "El presupuesto para arbolado no es suficiente ya que nosotros heredamos de la gestión anterior 130 mil reclamos", explicó la fuente.

Comentá la nota