La Plata se sumó al apagón para frenar el calentamiento global

Entre las 20:30 y las 21:30 de anoche el Palacio Municipal de nuestra ciudad permaneció con todas sus luces apagadas, sumándose así a la iniciativa a nivel mundial con el fin de reducir el consumo energético para frenar el calentamiento global. Quienes en ese momento se encontraban en Plaza Moreno, notaron así un paisaje distinto en el emblemático edificio platense que quedó completamente a oscuras. También numerosos vecinos se sumaron a esta iniciativa y apagaron las luces de sus viviendas.
En tanto, la Ciudad de Buenos Aires, sincronizada con cientos de ciudades en Apagón Mundial, oscureció ayer las luminarias de monumentos y edificios emblemáticos para alentar a gobiernos, empresarios y vecinos a reducir el consumo energético para frenar el calentamiento global.

La Pirámide de Mayo, el Obelisco y los monumentos al general José de San Martín, de los Dos Congresos y a los Españoles fueron oscurecidos entre las 20.30 y las 21.30.

La llamada Hora del Planeta tiene como objetivo "lanzar un mensaje a los líderes mundiales que se reunirán en Copenhague para firmar un nuevo tratado sobre cambio climático, persiguiendo el compromiso de reducir la emisión de gases de efecto invernadero", afirmó la Fundación Vida Silvestre en un comunicado.

La acción, que según los husos horarios de cada región del mundo, se cumple apagando las luces durante una hora, entre las 20:30 y 21:30 (horario local), es promovida por la organización medioambiental WWF.

El apagón comenzó en las islas Chatham, unos 800 kilómetros al este de Nueva Zelanda, siguió en 44 ciudades del país, y prosiguió en Nueva York, Pekín, París y Tokio, según consignó la agencia de noticias DPA.

La campaña Hora del Planeta comenzó en 2007 en Sidney, Australia, donde unos dos millones de personas apagaron las luces de domicilios y edificios públicos locales.

En 2008, fueron más de 50 millones las personas que en unas 400 ciudades sincronizaron el apagón, que dejó sin luminarias edificios como la Opera en Sidney, el Coliseo en Roma, el City Hall en Londres, el Empire State en Nueva York, la Torre de Sears en Chicago y el Golden Gate en San Francisco.

Más de 60 países estuvieron implicados este año en el apagón para luchar contra el calentamiento global, con el mensaje central de que "es fácil actuar en forma individual con pequeños cambios en la vida cotidiana, como reemplazar las lamparitas por luces fluorescentes o reducir el consumo energético".

Comentá la nota