Mar del Plata recibe la asamblea y encuentro nacional de Cáritas

Contará con la presencia de monseñor Fernando María Bargalló. El lema es "Discípulos de Jesús al servicio de los pobres y excluidos para que todos tengamos vida plena
Delegados de las 64 diócesis de la iglesia católica en la Argentina se encontrarán en Mar del Plata entre el primero y el 3 de mayo, con el objetivo de concluir el diagnóstico de la situación a nivel nacional, compartir experiencias y delinear las acciones a realizar durante los próximos 3 años. El presidente de Cáritas Mar del Plata, padre Fabián Yanes es el máximo responsable de la organización de esta asamblea y encuentro, para los que se espera la presencia del presidente de Cáritas Argentina, monseñor Fernando María Bargalló, voluntarios de la comisión nacional de Cáritas y unos 500 delegados de todo el país.

El programa para los 3 días de actividad es intenso e incluye los momentos de reflexión, comparación de realidades, análisis y delineación de planes a futuro, con momentos de intercambio fraterno.

Así, el viernes trabajarán todo el día en instalaciones del Instituto Santa Cecilia y por la noche se propician cenas en las parroquias que congregan a los voluntarios que alojan a los delegados en sus casas. El trabajo en el instituto se repetirá el sábado. Ese día, a las 18 se realizará una procesión desde el colegio hasta la Catedral, con la imagen de Nuestra Señora de Luján, a las 19 se realizará la misa en la Catedral y a las 21 habrá un fogón con comidas, canto y baile para todos los participantes del encuentro. En ese contexto se podrá apreciar la expo Cáritas en la que cada diócesis podrá mostrar las acciones de servicio generadas en beneficio de su comunidad. El encuentro y asamblea culmina el domingo al mediodía, con la lectura de las conclusiones.

Para llegar a este encuentro, en cada diócesis del país se realizaron durante todo el 2008 las llamadas "caminatas" o recorridos de reflexión sobre los temas de interés con el eje de la vida. "Se tratan los aspectos en los que la vida está amenazada, golpeada, herida en su dignidad y también en aquellos en los que va floreciendo, sobreponiéndose a las dificultades, generando respuestas, abriendo caminos para vivir más plenamente su dignidad, decisión" definió el padre Yanes, quien continuó explicando que "se hizo una síntesis en cada diócesis y en marzo de este año se juntaron las diócesis por región y también hicieron su síntesis. Ese es el material que se va a trabajar y a debatir en la asamblea".

En Mar del Plata y la región

El padre Yanes reconoció que en el ámbito de la diócesis en la que se encuentra Mar del Plata, los aspectos de amenazas a la vida que más se destacaron fueron aquellos en los que los afectados son los niños, jóvenes y los abuelos. "Por un lado por la incidencia muy fuerte de la problemática de adicciones, en la falta de oportunidades para los jóvenes, la falta de acceso a carreras universitarias, nuevas tecnologías" enumeró, reflexionando que se ve "que salen a la carrera -de la vida- con una vuelta menos".

También notaron las amenazas a la vida por las situaciones de violencia, intolerancia e inseguridad.

Asimismo hizo notar que volvió a percibirse "algo que no había aparecido en los últimos años, como la falta de oportunidades de empleo, sobre todo en blanco".

Pero aclaró que "al mismo tiempo el diagnóstico terminaba con lo positivo y despertando la esperanza en muchas cosas lindas que se estaban dando" entre ellas "la solidaridad que se ve muy presente en los sectores pobres de la sociedad, el trabajo en red de Cáritas con otros organismos del Estado y de la sociedad civil".

Tras destacar "la presencia capilar de Cáritas" en cualquier lugar del país "con una parroquia, una acción, un comedor una actividad hasta en el barrio más olvidado", reconoció que "también hay esperanza".

"Los tiempos difíciles tienen la tentación de ver que nada es posible, entonces surge eso del 'me salvo como puedo', pero el signo de esperanza está en un montón de personas que no se resignan a que las cosas sean así, a que la gente esté herida en su dignidad y luchan para que se esté mejor". Según el párroco de la Medalla Milagrosa, "eso quiere decir que no todo está perdido, que tenemos de donde seguir construyendo".

Yanes reconoció que ni en Mar del Plata ni en el resto del país la presencia de Cáritas es suficiente "para responder a todas las necesidades" que se manifiestan, no obstante "es una presencia para algunas y a partir de esto se puede ir creciendo". En ese contexto valoró que "no se trata sólo de dar cosas, sino de ir acompañando caminos, porque hay muchas cosas que van más allá del esquema de dar alimentación".

Paz social amenazada

En referencia a la denuncia de la iglesia sobre la amenaza a la paz social en nuestro país, el padre Yanes reconoció que "la presencia de Cáritas en los barrios permite percibir un aspecto de esta situación, la intolerancia, el excesivo grado de violencia que se va dando peligrosamente" y coincidió en que "cuando no hay igualdad de oportunidades, justicia, no hay acceso a la educación, a un trabajo digno para todos, necesariamente la paz social está amenazada".

Por eso enfatizó la necesidad de "ir creando las condiciones para la paz, que es el fruto de la justicia, oportunidades, inclusión".

"Cuando hay una situación social que no queremos, todos estamos llamados a hacer algo, pero con distintos niveles de responsabilidad. Si uno no sale a robar, ni a pelearse con el vecino, no es primariamente responsable de la inseguridad, la injusticia. Se tiene la responsabilidad desde el ámbito en los que se trabaje, se concientice, se incluya, pero obviamente hay una responsabilidad mayor de quienes están dedicados, de aquéllos a quienes la sociedad les ha delegado la tarea, que es el Estado en sus diversos ámbitos".

Comentá la nota