En La Plata, la oposición se rearma de cara a 2009

A poco de cerrar el año en curso, un sector de la oposición peronista conformará un interbloque alejado del kirchnerismo. En dicho armado, el alakismo seguirá unido en un mismo bloque
El anuncio se haría formalmente esta semana. Al cierre de 2008 y de cara a un año electoral, el Concejo Deliberante tendrá una nueva correlación de fuerzas. Comenzará 2009 con una oposición fortalecida y -a diferencia del oficialismo- más alejada de Néstor Kirchner.

Las versiones circularon en los pasillos del Concejo durante varias semanas desde la llegada de Francisco De Narváez a la ciudad. Por momentos se especuló con la conformación de un único bloque bajo el paraguas de De Narváez, pero finalmente un sector de la oposición logró consensuar en dos bloques que caminarán juntos los problemas de la ciudad.

En este sentido, lo que quedó del alakismo, conglomerado bajo el nombre del Frente para la Victoria-PJ, pasaría a tener otro nombre (que permanece bajo llave) y pasará a articular bajo un interbloque junto con el bloque Peronista Platense (Gonzalo Atanasof y Javier Scaramutti) y otros concejales que trabajan de modo individual (María Fernanda Caffaro y Enrique Caparelli).

Según trascendió, dentro de este “nuevo” bloque habrá dos concejales (José Arteaga y Justo Aráuz) que trabajarán muy de cerca con la Mesa de Francisco De Narváez, pero que no dejarán de funcionar como un bloque dentro del recinto.

“De este modo cumplimos con el mandato que nos dio la ciudadanía de ser opositores y además seguimos trabajando en un único bloque”, dijeron ayer algunas fuentes del Concejo.

Ante la consulta de cuál es el mandato del ex intendente Julio Alak sobre los concejales, dijeron que “la ausencia del ex intendente dejó espacio para que cada uno tome sus propias decisiones sobre su futuro político. Nosotros queremos seguir respetando nuestro mandato popular”.

De este modo, los principales bloques quedarían conformados por tres polos opuestos. Por un lado, el oficialismo, conformado por el bruerismo y el castagnetismo y consolidado a partir del desembarco de funcionarios que responden a Carlos Castagneto en diferentes secretarías del Ejecutivo. Este oficialismo, nacido durante la rosca política de la interna del PJ, se destaca por una fuerte sintonía con el kirchnerismo.

Por otro lado, la oposición conformada por el bloque Coalición Cívica (que durante 2008 se convirtió en la oposición más clara al bruerismo) y el peronismo disidente o no kirchnerista fue cobrando identidad a lo largo del año con el surgimiento de algunas figuras que renunciaban al kirchnerismo. Esta expresión en el Concejo (visible a través de un interbloque) podría tomar fuerza y confluir -según algunas versiones- en al menos ocho concejales.

A estos bloques les siguen un puñado de referentes unipersonales que poca fuerza cobran por sí mismos. Así las cosas, el próximo año tendrá un Concejo con bloques más consolidados. De cara a las elecciones legislativas, los debates, las chicanas políticas y las discusiones harán que “la caja de resonancia de la ciudad” suene más que nunca.

Comentá la nota