En Mar del Plata no habrá paro de estaciones de servicio

A pesar de que los empresarios del combustible ratificaron para hoy el paro total en todo el país (ante la "falta de respuesta del Gobierno nacional" a la crisis de rentabilidad que afecta al sector), en Mar del Plata los estacioneros no adherirán a la medida de fuerza para no complicar el normal desarrollo de un fin de semana largo con gran flujo de turistas disfrutando la ciudad.
El paro comenzará a la hora 0 de hoy y se extenderá hasta las 0 de mañana en más de 2 mil estaciones de toda la Argentina, afectando principalmente al transporte y a quienes tienen pensado viajar a destinos turísticos por el fin de semana largo.

"No vamos a hacer una medida de fuerza porque sería una medida fatal para la ciudad. Somos conscientes de que hemos sufrido muchos problemas, con pérdida de rentabilidad, puestos de trabajo y muchas estaciones de servicio que cerraron, pero ahora no adheriremos para complicar el fin de semana", señaló Patricio Delfino, integrante de la Cámara de Expendedores de Combustible local.

De todos modos, aclaró: "Compartimos los fundamentos del paro. Por un lado, los precios del combustible y por el otro hay muchas estaciones a las que se les vence el contrato con las petroleras y ahora, al parecer, o no se los van a renovar o si lo hacen será en condiciones mucho más exigentes, casi imposibles de llevar a cabo".

Por su parte, el secretario general de la Federación de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio (Foesgra), Carlos Acuña, dijo que "hay un significativo malestar entre los trabajadores por la crisis que atraviesan".

"Existen mil estaciones de bandera blanca que no tienen garantizado el abastecimiento de combustible y otras bajo bandera a quienes se les vence el contrato a fin de año y necesitan garantías para seguir operando", agregó.

El dirigente señaló, además, que en los últimos dos años se perdieron 40 mil puestos de trabajos producto del cierre de 3000 estaciones de servicio, lo cual "podría extenderse a los 50 mil trabajadores que aún quedan".

El reclamo sostiene que la rentabilidad cayó en enero pasado cuando el Gobierno obligó al sector a volver a precios de octubre de 2007.

"Tampoco hemos recuperado todavía el desfasaje salarial que tuvimos en 2008 y en los últimos 60 días se han suspendidos 700 trabajadores. La situación es critica", alertó.

Comentá la nota