En La Plata, hablan de "presión" para que Breitenstein sea candidato

En La Plata, hablan de "presión" para que Breitenstein sea candidato
La estrategia del oficialismo en procura de retener la mayoría de las bancas que pondrá en juego en la Legislatura, no se apartará de la línea trazada a nivel nacional: buscará traccionar votos a través de candidatos testimoniales en la mayoría de las ocho secciones electorales.

Y para ello apostará a la presencia de intendentes, funcionarios nacionales y provinciales y hasta es posible que el propio vicegobernador Alberto Balestrini se postule para ocupar una diputación.

Pero la apuesta kirchnerista no encuentra a todos los soldados dispuestos a dar una batalla que, en algunas regiones, aparece desigual frente a sus adversarios del Acuerdo Cívico y la Unión Pro. Algunos intendentes, por ejemplo, están resistiendo la embestida oficial para colocarlos como cabeza de lista en sus secciones.

Los casos más notorios se registran en Bahía Blanca y Mar del Plata, donde los dos jefes comunales, Cristian Breitenstein y Gustavo Pulti, respectivamente, no estarían dispuestos a ser candidatos, con el argumento de que sus comunidades no tolerarán las candidaturas testimoniales que se fogonean, por igual, desde Olivos y la Casa de Gobierno bonaerense.

No serían los únicos kirchneristas que tendrían algún planteo que hacer frente al esquema oficial. Se dice que Balestrini no vería con buenos ojos ser candidato a diputado por la sección Tercera, y que su "testimonio" pretendería darlo como aspirante a diputado nacional detrás de Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Nacha Guevara.

Resistencia

Tanto Kirchner como Scioli pretenden que el peronista bahiense Breitenstein y el vecinalista marplatense Pulti (aunque con buena sintonía con el oficialismo), sean quienes lideren las listas de diputados y senadores de sus respectivas secciones: la Sexta y la Quinta. La insistencia no es casual: en Bahía Blanca y en Mar del Plata y sus zonas de influencia, la imagen del ex presidente no es la mejor.

En sectores del oficialismo se asegura, incluso, que Kirchner estaría tercero en esas secciones, detrás de Francisco De Narváez y Margarita Stolbizer. La idea, entonces, es que estos intendentes, que tienen una alta ponderación pública, ayuden a traccionar votos hacia la lista de diputados nacionales y, además, a levantar las acciones de las nóminas seccionales en busca de robustecer el número de legisladores provinciales que podría coronar el oficialismo.

Sin embargo, como se dijo, los dos jefes comunales resisten la idea. Pero en el oficialismo se aseguran que volverán a la carga para convencerlos.

Más allá de que los laboratorios K pretenden que Breitenstein encabece en forma testimonial la lista de la Sexta, hay ya desatada una puja por los otros escalones de la nómina. El propio intendente pretende ubicar al ex diputado Jorge Otharán, mientras que el ministro del Interior, Florencio Randazzo, presiona por el actual legislador, Marcelo Feliú. El cupo femenino podría quedar para la legisladora Silvia Caballero.

En la Quinta, en tanto, si Pulti no accede al reclamo kirchnerista, podría encabezar la lista el senador Osvaldo Goicochea. Y también estaría el intendente de Las Flores, Alberto Gelené, quien anticipó que no será un candidato testimonial: anticipó que, si es electo, ocupará la banca en el Senado.

El otro caso notorio es el del platense Pablo Bruera. En principio, la movida del jefe comunal de colocar a su hermano Gabriel como cabeza de la lista de diputados provinciales, bastaría para la apetencia kirchnerista.

Comentá la nota