En Mar del Plata, se espera que tenga éxito la segunda licitación

El tema podría empezar a definirse el primero de marzo. Hasta ahora siete oferentes compraron los pliegos para desarrollar sus tareas en el predio conocido como ex Venturino.
Después de años de denuncias, marchas de vecinos y disputas judiciales, Mar del Plata logró encaminar la situación para sanear su colapsado basural.

La ciudad ya compró un nuevo predio y ahora se espera que tenga éxito el segundo llamado a licitación para que comiencen los trabajos.

La historia podría empezar a definirse el primero de marzo. Es que ese día se abrirán los sobres de la nueva licitación para tratar de determinar la empresa que se hará cargo de las obras .

Hasta ahora siete oferentes compraron los pliegos para desarrollar sus tareas en el predio conocido como ex Venturino. El terreno, 63 hectáreas de extensión y ubicado frente al actual basural, ya consiguió el certificado de aptitud ambiental para poder depositar las 746 toneladas de residuos por día que producen los marplatenses.

La historia reciente

A un mes de comenzada su gestión, Gustavo Pulti pudo hacer uno de los anuncios más esperados por un intendente: el Gobierno nacional depositó los 1.814.300 pesos para comprar el nuevo predio y así empezar a ponerle fin al colapsado basural.

La firma se realizó en el Municipalidad y del acto participó la ex secretaria de Medio Ambiente de la Nación Romina Picolotti.

Por esos días, Pulti mostró su satisfacción porque la operación de compra del nuevo predio costó 630 mil pesos menos que lo que había anunciado el ex intendente Daniel Katz. Es que el nuevo gobierno municipal logró que el dueño de las tierras bajará el precio de las hectáreas a 28.500 en lugar de los 38.500 que se habían acordado con la antigua gestión.

Según lo firmado, a través de un préstamo del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), la cartera ambiental nacional financiará el 70% de las obras tendientes a la construcción del relleno, el cierre y remediación de las tierras donde se encuentra el actual basural y la creación de la planta de tratamiento.

El otro 30% destinado a la operación de las nuevas instalaciones quedó bajo la responsabilidad del gobierno local.

El proceso de licitación arrancó en agosto de 2008. Según lo establecido en el dictamen de adjudicación, la empresa ganadora obtendrá la responsabilidad de construir el nuevo predio y de manejarlo durante 36 meses, ya que está previsto que luego de ese plazo la operación quedará en manos del municipio. Pero pese a las expectativas, la licitación fracasó. "Las ofertas estaban excedidas en un 50% del presupuesto oficial y, si bien la decisión política y la ansiedad es la de adjudicar y empezar las obras, es una cuestión en la que hay que ser muy responsables", explicó en ese momento el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime, un hombre clave en las gestiones. Y amplió: "Se trata de una política de estado y, de ninguna manera, se puede comprometer al municipio por los próximos diez años con un contrato excesivamente oneroso".

Finalmente se realizó un segundo llamado a licitación, que el primero de marzo comenzará a conocerse si es exitoso para definitivamente ponerle fin a uno de los temas de la agenda vieja de la ciudad.

Comentá la nota