En Mar del Plata se arrojan a la calle unos 20.000 kilos de basura por día

Se trata de un problema cultural. No parece fácil de resolver. Los transeúntes y los comerciantes son los que más problemas ocasionan.
Los argentinos que circulamos de a pie o en auto por las calles de Mar del Plata, ya sean habitantes estables o turistas indistintamente, tiramos unos 20 mil kilos de basura por día en espacios comunes. Es decir, en cualquier parte. Y si vamos a la playa hay que sumar unos 10 mil más.

Habrá quienes puedan decir o pensar que no hay recipientes de residuos suficientes. Es posible. Sin embargo, la gran mayoría de los que fueron instalados en lugares estratégicos aparecen incendiados, cubiertos de pegatinas o literalmente destruidos.

Para la Cumbre de las Américas, por caso, se colocaron papeleros muy armónicos, estéticos y bastante caros pagados con el dinero de todos. Unos cuantos fueron robados, tal vez para decorar algún que otro jardín o quién sabe para qué.

Paradójicamente, no son pocas las demandas de vecinos que manifiestan deseos de ver más limpio su barrio. Y de turistas que aspiran descansar en un lugar que les signifique comentar después: "¡Qué limpia está Mar del Plata!".

Pero lo cierto es que la desaprensión manifiesta parece estar por encima de cierta lógica y deriva en el poco agradable paisaje de la falta de higiene.

Tanto la experiencia cotidiana como los estudios que se hacen para focalizar el origen del problema arrojan un mismo resultado: Una cuestión cultural multicausal en lo general. Y transeúntes y comerciantes responsables más activos, en lo particular.

Por estos días hay gente de la municipalidad analizando qué tipo de papeleros usar para evitar la incidencia de su destrucción. Asimismo, intentarán arremeter con campañas de concientización ciudadana, más que nada dirigida a los sectores comerciales.

Hay zonas donde ocurren experiencias reveladoras. Por ejemplo en Playa Grande. Los vecinos parecen actuar respetando las normas de convivencia urbana en materia de higiene. Pero sus papeleros o basureros suelen ser usados por comerciantes que tiran en esos recipientes lo que ya no les sirve.

La flamante directora general de Gestión Ambiental, ingeniera química Claudia Baltar, explica: "Si la gente no cuida, todo seguirá igual aunque la limpieza de los lugares públicos se haga veinte veces por día". En resumen, la idea sería ensuciar menos y no tener que limpiar más.

La empresa contratada por la municipalidad para la higiene urbana en Mar del Plata, es decir la "9 de Julio", tiene diagramados diferentes planes de recolección y barrido de basura. Uno para la temporada baja y otro para la alta.

"Lo que percibimos en cuanto a limpieza en la vía pública es bastante negativo. Sobre todo en espacios de gran aglomeración de personas. Los sitios más álgidos son la costa, la Peatonal y las playas públicas en verano", admite Baltar. Acerca de este punto se ha venido haciendo un relevamiento fotográfico.

En el microcentro el horario acordado para la recolección de basura es de 20 a 21.30. Se supone que en ese lapso los comercios y los consorcios tienen que sacar sus bolsas.

Mientras tanto sigue el trabajo de los barrenderos que se ocupan de levantar con una palita lo que la gente arroja fuera de los recipientes adecuados. En algunos sectores, como la Peatonal, hay un trabajador asignado para esta tarea por cuadra con sus respectivas transversales. Bien pasadas las 21.30, recorrerá el centro el denominado "camión de repaso" para levantar lo que juntaron los barrenderos. ¿Qué pasa? Hay comerciantes que esperan cerrar sus negocios y usan ese servicio -que no les corresponde- para dejar sus bolsas de basura. Algo parecido sucede con los consorcios. Por eso es que se suele observar el desagradable panorama de gran cantidad de basura depositada en las veredas mientras que la gente camina, por ejemplo, a la salida de los teatros.

Malos hábitos

En la municipalidad se está trabajando en dos proyectos de ordenanza con la intención de revertir en parte esta situación. Uno está destinado a los comercios que generen más de 20 kilos de basura por día que deberán contratar un servicio privado para que se ocupe de sus desechos. Y otro, en igual sentido, para los consorcios.

Ocurre que en el contrato que la comuna mantiene con la empresa 9 de Julio esta cuestión está prevista. Pero falta la promulgación de las ordenanzas correspondientes para que, de esta forma, el Estado pueda multar a los infractores.

La ingeniera Baltar dice que desde el Ente de Obras y Servicios Urbanos (Enosur) están trabajando junto a la gente del Emtur para encarar una campaña de concientización.

La idea es que los inspectores municipales notifiquen y adviertan a los propietarios de negocios y a los consorcios a qué hora deben sacar la basura a la calle en consonancia con el sistema de recolección.

Además, convocarán a las cámaras que agrupan a diferentes sectores y agrupaciones comerciales y les entregarán folletería explicativa.

Según Baltar, vienen realizando seguimientos fotográficos con el propósito de detectar los puntos más complicados.

"Una queja permanente es la basura que hay en la costa los domingos por la mañana cuando miles de personas salen a caminar o a correr. Ahí vemos un problema con el horario. La limpieza debemos hacerla más tarde para terminar a las 7", apunta la funcionaria.

¿Por qué? Ahora se hace a primera hora de la madrugada antes de que cierren los boliches bailables. Y el paseo costero queda hecho un desastre por lo que tiran los jóvenes que andan por allí después que limpiaron.

Hay que tener en cuenta que en estos casos la única forma de poder juntar la basura y lavar las veredas es manualmente.

"También estamos pensando en reforzar el barrido. Por la tarde es muy difícil lavar en sectores por donde circula mucho público", explica Baltar.

En Güemes, por caso, la municipalidad está notificando a los comerciantes. Pasó que se vio obligada a cambiar el método para que las bolsas de barrido (que juntan los barrenderos) no queden en la vía pública e instalaron contenedores exclusivos para ese fin. El objetivo es evitar que los comerciantes depositen su basura donde no correspondía. Pero fue necesario decidir algo más. Colocar los contenedores para los barrenderos en calles circundantes (Alvear y Gascón) para desalentar el mal hábito de los comerciantes.

"Sabemos que hay que educar. La cuestión no sólo pasa por penalizar. Además, hay que tener en cuenta que la limpieza la pagamos todos los ciudadanos con un altísimo costo para el municipio", reflexiona la ingeniera Baltar.

Concientizar es la clave y cumplir la obligación

La gente de la municipalidad que barre las calles de Mar del Plata junta durante le invierno unas 20 toneladas de basura por día. En temporada, sólo de la playa, levanta unas 10 toneladas. En total, la comuna levanta a diario unas 800 toneladas de residuos incluyendo domiciliarios, de comercios, etc.

Desde la Dirección de Gestión Ambiental están distribuyendo una notificación a los comerciantes en relación a las condiciones de disposición en la vía pública de los residuos para su recolección. Son los siguientes:

* Según el Pliego de Bases y Condiciones del Servicio de Higiene Urbana en el Partido de General Pueyrredon, el servicio de recolección admite los residuos comerciales hasta 20 kg por peso en bolsas cerradas. En caso de que el peso de los residuos a retirar resulte superior, el generador comercial deberá contratar un servicio de recolección privado.

* El horario para disponer los residuos en la vía pública para su recolección es entre las 19 y las 20. Este último es el horario de inicio del servicio.

* Los camiones de recolección que pasan fuera de los horarios precedentes están programados para realizar el levantamiento de bolsas de barrido de la vía pública, y no para el levantamiento de residuos sólidos comerciales y/o domiciliarios, no teniendo obligación de recolectarlos.

* Los residuos dispuestos fuera del horario antes enunciado incurren en incumplimiento de la Ordenanza 4544, cuyo artículo 48º se transcribe a continuación:

"Será penado con multa de 0.20 al 20 por ciento y/o arresto hasta 20 días, el depósito en la vía pública de residuos domiciliarios en recipientes inadecuados, lugares prohibidos o en contravención a cualesquiera otras condiciones que exigieran sobre el particular las normas vigentes o su extracción a la vía pública en horarios que no fuera los establecidos por aquéllos".

Comentá la nota