Mar del Plata alquila carpas y departamentos más baratos

En la ciudad costera, las casas o departamentos tienen un valor 30% inferior que en enero, mientras que los balnearios ofrecen las carpas con un 20% de descuento
Para aquellas personas que deciden visitar el destino turístico por excelencia del verano, nos referimos a Mar del Plata, hay una sorpresa más que grata: los alquileres están más baratos en febrero que durante el mes anterior. De hecho, rentar una casa o un departamento es un 30% menos costoso ahora que en enero, mientras que las carpas, en promedio, tienen un valor un 20% menor.

Así lo aseguró Miguel Ángel Donsini, titular del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, quien señaló que "los precios de febrero son tentadores y están un 30% más bajos que los del mes fuerte".

De hecho, según apuntó, mientras que en el mes anterior se pagaba por un departamento céntrico y equipado un total de $150 diarios hoy se abonan $100, quizás producto de que la ocupación en esa zona es sólo del 60%, mientras que en otros sectores llega con suerte al 50%, un 10% menos que el año pasado.

A su vez, Mar del Plata vive otra "característica 2009", el arribo de los turistas sin reserva, quienes recorren las inmobiliarias apenas llegados a la ciudad para, así, iniciar un regateo que convenza al ofertante y al demandante.

"Los propietarios están también más permeables y aceptan cuando la propuesta no se aleja demasiado del monto que pretendían", explicó un agente inmobiliario.

Pero, como bien se dijo, no sólo es cuestión de departamentos o casas, sino también de carpas. Por ejemplo, en uno de los paradores de Punta Mogotes, el B-12, se lee la leyenda: "En febrero veranean los más inteligentes: los que no se llevan materias y los que pagan 20% menos".

Augusto Di Giovani, responsable del balneario, explicó que "hay que acomodar los precios y de algún modo devolver a la gente lo que está pagando", por lo que decidieron bajar un 20% los precios y alquilar carpas a $80, cuando el mes pasado se pagaban $130, publicó el diario Clarín.

Comentá la nota