Plantean una reforestación artificial en las zonas afectadas por los incendios de diciembre.

La reforestación artificial de aquellos lugares que fueron más afectados por los incendios que ocurrieron en diciembre último, en zonas aledañas a Tolhuin, es una de las posibilidades que se plantean en un informe que fue elaborado para la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente; donde se evalúan los daños y la posible restauración de los recursos forestales dañados.
“No es descabellado pensar en su reforestación artificial, si se pretende la recuperación en plazos razonables del área devastada” indica el informe, señalando como “veinte años” el plazo del cual menciona. Para implementar esta tarea, es necesario que en Tierra del Fuego se instale un vivero, que podría depender directamente de la Secretaría mencionada.

Según publica El Sureño, el informe puntualiza que “no existe actualmente en la provincia ningún vivero forestal de especies nativas ni ninguna experiencia en la restauración de bosques, por lo que de ser necesario este tipo de intervención deben iniciarse a la brevedad las gestiones para la instalación de un vivero forestal dependiente de la Secretaría e iniciar los primeros ensayos de restauración”.

En el informe se puntualizan dos aspectos que se pueden dar para la restauración de las zonas devastadas por el fuego (alrededor de 7 mil hectáreas).

“La primera es que los bosques respondan favorablemente a la regeneración natural y se estima que esto es posible en sitios donde la provisión de semillas sea abundante, es decir, en sitios con árboles vivos próximos”.

El otro caso es aquél donde “el fuego resultó más devastador” que dejó “sin árboles vivos en su proximidad”, por lo tanto la regeneración natural resulte muy dificultosa o demandante de un periodo muy largo de tiempo para su recuperación natural.

Es en esto último que se plantea la posibilidad de hacer una reforestación artificial, poniendo en marcha todos los mecanismos necesarios para que ello se pueda lograr a la brevedad, para que no se dilate en el tiempo.

Para cualquiera de las posibilidades de regeneración de los bosques que se adopten, se aconseja “eliminar el riesgo que representa el ganado doméstico. Para ello sería necesaria la construcción de algunos alambrados estratégicos que separen actividades pecuarias que hoy se desarrollan en algunos sectores de los bosques en recuperación”.

Comentá la nota