La planta de Monsanto se quedó sin obreros

La planta de Monsanto se quedó sin obreros
La construcción de la clasificadora de semillas de maíz en Malvinas está parada desde hace dos meses. La UOCRA reubicó a todos sus obreros.

Dos meses pasaron ya desde que se instaló la primera carpa para bloquear las entradas a la planta que Monsanto está construyendo en Malvinas Argentinas. Hace dos meses que la obra está parada y es por ello que los obreros que estaban afectados a la construcción de la clasificadora de semillas de maíz, ya no están trabajando al proyecto.

Así lo confirmó Néstor Chavarría, titular de la Unión Obrera de la Construcción Argentina (Uocra), quien le explicó a Día a Día que la mayoría de las personas que estaban contratadas para el trabajo fueron derivadas hacia otros lugares, mientras que una pequeña porción que no se pudo reubicar fue indemnizada.

Chavarría indicó que para trabajar en Malvinas había 170 obreros contratados, de los que 165 fueron trasladados y 5 indemnizados. “Monsanto estaba ejecutando esta obra con contratistas y ante la imposibilidad de avanzar con el proyecto, esas empresas reubicaron a su personal. Los trabajadores que no pudieron ser trasladados fueron debidamente indemnizados”, explicó el dirigente gremial.

El bloqueo a la multinacional en la ruta A-88 lo encara la asamblea Malvinas Lucha por la Vida junto al colectivo de Médicos y Pueblos Fumigados. Los asambleístas piden una consulta popular en Malvinas para que sus vecinos aprueben o no la instalación de Monsanto en el pueblo. Ante la negativa de la Provincia y la propia comuna de Malvinas Argentinas, el reclamo de “fuera Monsanto” echó raíces fuertes, con cinco portones bloqueados, pese a que la obra tienen el aval del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) para continuar.

En la firma había expectativas respecto a la resolución del conflicto después de las elecciones. Monsanto presentó en la Justicia una denuncia por “turbación de la propiedad” para liberar los portones de acceso a la planta para que pueda continuar, pero esas denuncias todavía no han tenido resolución. En tanto, los directivos de la multinacional afirmaron que no se ha planteado la posibilidad de “mudar” el proyecto, aunque la obra no tenga fecha de reinicio.

Mientras, Jorge Lawson, ministro de Industria de la Provincia, ratificó el apoyo del Gobierno a la multinacional: “Monsanto cumple con la ley y los que están allí obstruyendo los portones no. La firma respetó todos los pasos legales para poder construir y para funcionar deberán tener el estudio de impacto ambiental aprobado. Esto no ayuda en nada al clima de negocios e inversiones en Córdoba. La Justicia ya le dio la razón a la empresa”.

Por otro lado, el médico Medardo Ávila Vázquez, representante de la asamblea, aseguró: “Hacemos un balance excelente del bloqueo porque logramos parar la obra pese a que Monsanto tiene el aval del TSJ. Eso es porque nuestra protesta tiene consenso social. Nosotros vamos a continuar con esta medida por seis meses más, hasta que nos habiliten una instancia participativa, que la podemos perder o ganar. Si es trasparente y perdemos, entonces el bloqueo puede ser relativizado. Acá hay derechos ambientales que no se están cumplimento”.

Parada. La obra está parada porque no pueden ingresar materiales a la planta. Monsanto espera que actúe la Justicia.

Coment� la nota