La Planta de celulosa Botnia causará "daños irreparables" al río Uruguay

Argentina aseguró ayer ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya que Botnia "contamina" y causará un "daño irreparable" al ecosistema del río Uruguay, protegido por el Estatuto de 1975, que fue violado por el Estado uruguayo al autorizar la instalación.
"Nosotros sabemos que la planta Botnia contamina, que no cuenta con la mejor tecnología y que hubiese sido prohibida en Europa", afirmó la embajadora Susana Ruiz Cerutti ante la Corte de La Haya en la apertura de las audiencias orales por el juicio contra Uruguay. Ruiz Cerutti sostuvo que Botnia causará un "daño irreparable" al ecosistema del río, porque ya está contaminando, y así "lo demuestran los informes científicos –entregados a la Corte el pasado 30 de junio y 15 de julio- y los numerosos incidentes así como explosiones que han ocurrido en la planta".

"Estamos preocupados por la salud de los habitantes ribereños, quienes se han manifestado contra la planta ante los olores nauseabundos", añadió Ruiz Cerutti, jefa de la delegación argentina.

"Cada día, la fábrica desprende una enorme cantidad de contaminantes en el agua y en el aire", continuó. "Huele a huevo podrido", denunció la consejera legal de cancillería, al referirse a la emanación de ácido sulfhídrico que "no sólo llega a la costa sino al centro de Gualeguaychú".

Al comienzo de su exposición, Ruiz Cerutti sostuvo que Argentina no sólo acude a la Corte para denunciar a su par uruguayo por violar el Estatuto del Río Uruguay, sino también para "salvar" este instrumento jurídico "precursor en términos de protección del medioambiente y del ecosistema del río". La ex canciller expresó además la satisfacción de Argentina por el hecho de que ENCE haya decidido deslocalizar su planta, pero advirtió que esto "no cambia la naturaleza" de la demanda contra Uruguay.

En ese sentido, ratificó que la autorización y encargo por parte de la Uruguay de la construcción de Ence y Botnia sin previamente informar ni consultar a Argentina y al CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay) es una "violación flagrante" de las obligaciones del Estatuto de 1975. La delegada argentina subrayó que Uruguay "siempre se negó a dar información durante las negociaciones en relación al motivo por el cual había decidido el actual emplazamiento" de Botnia.

"Este emplazamiento es el peor, es un peligro para el medioambiente", dijo Ruiz Cerutti, quien señaló que la actitud de Uruguay sólo se comprende porque la decisión la tomó el inversor, Botnia, "por razones económicas".

Comentá la nota