La planificación, el gran tema de la segunda ronda de diálogo

Anoche fue el turno de la Coalición Cívica. Acordaron avanzar en temas de desarrollo urbano, transporte e infraestructura. Los opositores salieron conformes y prometieron volver.
Sonrientes y con las manos llenas de voluminosas carpetas. Así salieron anoche del despacho del intendente Humberto Zúccaro los representantes de la Coalición Cívica, tras una reunión de casi tres horas que cerró el segundo capítulo del diálogo convocado por el gobierno.

"Fue más positivo de lo que pensábamos. El intendente contestó todo lo que preguntamos y empezamos a trabajar en cosas concretas", señaló la concejal Marcela Campagnoli luego de la reunión. A su lado, el ex candidato a concejal por la fuerza opositora, Juan Arenaza, y la dirigente María Rosa Batalla, corroboraban el buen ánimo que había sembrado el encuentro. Un clima casi calcado al que el martes último habían transmitido los concejales de Unión-Pro y el Paufe, encargados de abrir la ronda de consultas.

La planificación urbana fue la gran vedette de la reunión de ayer. Tanto en el sentido del ordenamiento territorial a través de la actualización de los códigos de zonificación y construcción o el desarrollo de redes de infraestruxctura sanitaria como en aspectos más modestos, como el embellecimiento de los cascos urbanos de las localidades y estrategias de transporte.

También hubo lugar para abordar temas vinculados al medio ambiente, la educación, la salud, los servicios públicos y hasta la actividad nocturna. Un solo punto generó una negativa por parte del intendente: "dijo que la regulación del acceso a la información pública no se dará por ahora. Se está trabajando en una red informática y una página web en la que se podrá acceder a más información, pero será más adelante", señaló Campagnoli. A cambio, les ofreció a los concejales requerir personalmente cada información que necesiten. Eso se traduciría en los próximos días en la entrega de copias de algunos de los principales contratos firmados entre el Estado municipal y prestadores privados de servicios, una materia hasta hace poco vedada a los ojos no oficialistas.

La ciudad

Los representantes de la Coalición se sentaron, casi puntuales, alrededor de la mesa del salón de reuniones bien provista de medialunas y café como para una charla larga y distendida. Zúccaro, de camisa negra y sin corbata, llegó minutos después, acompañado por el secretario de Gobierno, Ricardo Male, también de sport.

Como para romper el hielo, Campagnoli le preguntó al intendente por su nieto Tomás, la confesada debilidad del mandatario. Así, el inicio del diálogo versó sobre pediatras, pañales y anginas infantiles.

Con el correr los minutos los temas se fueron haciendo más espesos, pero no así el clima que siguió tan liviano como al principio.

La planificación urbana era uno de los puntos fuertes del temario que habían llevado los opositores. "Nos mostraron planos y detalles del trabajo que está haciendo en materia de planificación. Hay cuestiones que necesitan un componente provincial, como la zonificación, y otros que son estrictamente municipales. En esos empezamos a avanzar", explicó Campagnoli.

Por ejemplo, se habló de un plan estratégico para definir el asfaltado de calles de tal forma que permita ampliar la actual red de transporte.

En cuanto a la infraestructura básica, se propuso la construcción de plantas modulares de tratamientos cloacales financiadas por barrios "que hoy tengan capacidad de pago". La idea es hacer las cañerías troncales de tal magnitud que permitan la conexión posterior de las zonas circundantes.

Pero los temas más concretos, en los que según Campagnoli Zúccaro les dio "tarea para el hogar" fueron dos: tratamiento de residuos urbanos y regulación de la actividad del corredor nocturno.

El primer aspecto quedó en manos de María Rosa Batalla. La experta en temas ambientales analizará propuestas para aplicar en Pilar un plan piloto de recolección diferenciada de residuos. En una primera etapa, explicó, apuntará a generar conciencia desde la escuela. Para eso, acordó una reunión con la esposa del intendente, titular del área educativa municipal y concejal electa, María del Carmen Zúccaro.

La noche, por su parte, es un tema que Campagnoli viene trabajando desde hace tiempo. Se acordó la organización de reuniones con empresarios y mesas redondas multisectoriales para controlar mejor la actividad.

El temario que quedó en la mesa de Zúccaro es más amplio. Incluye 12 puntos elaborados por los dirigentes de la Coalición (también lo integraron seguridad, pobreza y usurpaciones, entre otros) y varios aspectos puntuales propuestos por vecinos de San Alejo, Agustoni y La Lomita; Derqui, Villa Rosa, Zelaya y Manuel Alberti.

"La verdad, esto genera un cambio de la opinión que tenía del gobierno. Vi cosas que no sabía que se estaban haciendo y que no pensé que nos iban a mostrar", apuntó Campagnoli. Ahora, sólo espera que continúe la buena relación, por lo menos en tiempos no electorales:

"Zúccaro nos dijo que tres meses antes de la elección, nos peleamos de vuelta", bromeó la concejal.

"Vimos la voluntad de jerarquizar a la oposición. La verdad, cambió mi opinión del intendente". Marcela Campagnoli.

"Vi al intendente distinto de lo que lo había visto antes, que parecía cerrado, imposible de llegar. Es distinto". Juan Arenaza.

"Nos dejaron las puertas abiertas. Ahora estará en nosotros saber aprovechar la oportunidad para aportar". María Rosa Batalla.

Dos proyectos

Dos aspectos concretos podrían transformarse en proyectos oficiales en las próximas semanas como fruto del diálogo con la Coalición. Uno es el otorgamiento de turnos telefónicos en el sistema de salud, una iniciativa que el gobierno definió como posible. El otro es la regulación del reparto de la publicidad oficial, una iniciativa a la que le dará forma la CC con anuencia del gobierno.

Comentá la nota