Planificación busca atenuar reclamos por tarifazo eléctrico

Vecinos de Tigre piden eliminar el Puree o subir la tarifa desde 1.500 kilowatts. Podrían ser recibidos en Planificación hoy o mañana, pero todavía no tienen confirmación
Les prometieron una reunión en el Ministerio de Planificación hoy o mañana, para hablar sobre las nuevas tarifas eléctricas, pero hasta anoche no habían recibido ninguna confirmación. Entre la promesa y su carencia de confirmación, los vecinos de Tigre marcharon el viernes a la residencia de Olivos para protestar por los aumentos de luz para todos los que consumen más de 1.000 kilowatts/hora (kwh). “El diálogo del viernes fue muy bueno, espero que nos llamen mañana (por hoy) para darnos día y hora del encuentro. Es cierto que también nos pidieron que no vayamos hasta Olivos, algo que hicimos igual, pero el tono siempre fue cordial”, explicó Jorge Páez, uno de los más activos en la manifestación contra el tarifazo.

El que habló con los manifestantes fue José María Olazagasti, jefe de Ceremonial de Planificación y para algunos la mano derecha del ministro Julio de Vido. Entre las opciones que le plantearon los manifestantes, hay dos que son técnicamente sencillas y que pueden implementarse sin mucho estudio: dejar el aumento pero erradicando el Puree (las subas serían mucho menores), subir el piso de consumo, de 1.000 a 1.500 kwh, para aplicar los castigos.

El primer gesto que tendría Planificación es excluir del incremento a quienes no posean alguno de los otros servicios elementales: agua corriente, gas de red o telefonía fija. La resolución del nuevo cuadro tarifario –324/08 del Enre– ordena contemplar “aquellos casos excepcionales que, por situaciones de precariedad de la vivienda (sin servicio de gas natural ni otros servicios) estén provocando un sobreuso de la energía eléctrica, no como consecuencia de un mayor confort, sino por cuestiones elementales y primarias imprescindibles para la supervivencia”. En esos casos, la normativa ordena a las distribuidoras eléctricas que “los usuarios afectados no enfrenten un aumento tarifario hasta tanto sea validada su situación”.

En el Ministerio de Planificación, algunos funcionarios se sorprendieron porque el contacto con los manifestantes lo estableció Olazagasti y no Roberto Baratta, el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión. El nuevo esquema tarifario fue armado entre Baratta, que es licenciado en Comercio Internacional; su joven asesor Ezequiel García, ingeniero industrial; el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, economista recibido en la Uade; y el subsecretario de Energía Eléctrica Luis Beuret, cuyo título de grado es Ingeniero en Electrónica.

La semana pasada, cuando el clamor de intendentes oficialistas comenzaba a extenderse, el que estuvo reunido con algunos de ellos fue Baratta. Se especulaba que él mismo recibiría hoy o mañana a los manifestantes contra el aumento de luz, aunque también podría ser Olazagasti.

Los que conocen el modus operandi de los kirchneristas duros –Julio De Vido es quizás el paradigma de ellos– creen que no habrá reunión alguna, pero sí algún anuncio que morigere los aumentos, especialmente para los usuarios más humildes, o alguna modificación al Puree.

Los vecinos de Tigre que marcharon el viernes, en tanto, apuestan al diálogo. Recibieron ofertas de acompañamiento por parte de la Coalición Cívica, piqueteros y gremios; aunque por ahora no quieren “politizar” el reclamo por las alzas de hasta 1000% que recibieron en sus boletas de luz.

Comentá la nota