Más planes para rescatar automotrices

Canadá siguió el ejemplo de EE.UU. y lanzó un salvataje; el gobierno de Gordon Brown haría lo mismo "relativamente pronto"
LONDRES.- Un día después de que el gobierno de George W. Bush ordenara un plan de salvataje para el sector automotriz norteamericano, Canadá imitó a su vecino y destinó unos 3240 millones de dólares para ayudar a que Chrysler, General Motors y Ford mantengan sus operaciones en el país.

Gran Bretaña, por su parte, analiza lanzar un paquete de ayuda de casi 1000 millones de dólares para rescatar su sector automotriz y evitar así el colapso de una industria que emplea a 800.000 trabajadores.

"Esta es una medida lamentable pero necesaria para proteger a la economía canadiense. Los contribuyentes canadienses ahora esperan que su dinero se utilice para reestructurar y renovar el sector automotriz en este país y garantizar que Canadá mantenga la cuota actual de producción del mercado norteamericano", afirmó ayer el primer ministro canadiense, Stephen Harper.

Las "Tres Grandes de Detroit" (General Motors, Chrysler y Ford) fabrican alrededor de un 20 % de su producción en Canadá y el gobierno de Ottawa quiere que esa cifra se mantenga en el futuro. Además, el sector automotriz representa el 14% de la producción industrial del país y el 23% de sus exportaciones manufactureras y emplea de forma directa a 150.000 personas.

Un reciente estudio señaló que la economía canadiense corre el riesgo de perder hasta 582.000 puestos de trabajo si General Motors, Ford y Chrysler cesan sus actividades en el país.

El primer ministro de Ontario, región canadiense donde están las automotrices y que aportará 1300 millones de dólares del paquete de rescate, dijo que la medida es necesaria para mantener miles de puestos de trabajos vitales para la provincia más industrial del país.

"Aquí en Ontario tenemos miles de personas y sus familias que dependen de la solidez del sector del automóvil para poder llevar comida a sus hogares y mantener un techo sobre sus cabezas", dijo McGuinty.

Como en Estados Unidos, la situación de la economía canadiense ha forzado al gobierno conservador de Harper a conceder a regañadientes miles de millones de ayuda a los fabricantes de automóviles. Las autoridades canadienses se habían comprometido a proporcionar ayuda financiera a los fabricantes estadounidenses de automóviles a condición de que antes Washington aprobase un paquete de medidas similares.

En ese sentido, Bush anunció anteayer que su gobierno concederá 17.400 millones de dólares a General Motors y Chrysler para evitar su colapso. Ford indicó que no necesita, en estos momentos, ayuda financiera.

"En medio de una crisis financiera y una recesión, permitir que la industria automotriz de Estados Unidos fracase no es un curso de acción responsable", declaró Bush, que ayer volvió a defender el salvataje del sector.

En tanto, Gran Bretaña podría lanzar en breve un plan de ayuda a la industria auomotriz, a pesar de que el premier Gordon Brown afirmó anteayer que no está en condiciones de prometer un apoyo para el sector.

No obstante, según informó el lord Kumar Bhattacharyya, experto en el sector automotriz, las autoridades británicas podrían dar la ayuda de préstamos (por 1000 millones de dólares) "relativamente pronto".

Los sindicatos británicos advirtieron que miles de puestos de trabajo están en peligro de desaparecer a menos que el gobierno interceda de forma urgente.

Según Bhattacharyya, allegado a Brown y a Ratan Tata, director ejecutivo del grupo Jaguar-Land Rover, Gran Bretaña también seguirá el ejemplo de Estados Unidos para rescatar al sector automotriz.

Bhattacharyya indicó en una entrevista con el periódico financiero Financial Times que si el gobierno británico no logra ayudar a la industria automotriz "Gran Bretaña será el único país de los más fuertes en no salvaguardar su sector de automóviles".

Posible nacionalización

En tanto, el director general de la Confederación de la Industria británica (CBI), Richard Lambert, afirmó ayer que el erario británico puede darse el lujo de ayudar con préstamos a la industria automotriz, teniendo en cuenta que al menos 800.000 empleos dependen de ese sector. "Nuestra industria necesita acceso al crédito y creo que esto es algo que el gobierno debería hacer, y urgentemente. Este no es dinero regalado, sino dinero que será repagado en el futuro", subrayó Lambert.

Anteayer, el ministro de Negocios británico, Peter Mandelson, había informado que su gobierno no descarta la posibilidad de nacionalizar Jaguar Land Rover, que emplea a 15.000 personas en Gran Bretaña.

Agencias AP, AFP, EFE y ANSA

Los paquetes

* Canadá. Las autoridades de Canadá otorgarán unos 3240 millones de dólares a los fabricantes de automóviles de Estados Unidos para que mantengan sus operaciones en el país, ante el temor de que vayan a cerrar sus industrias, que emplean de forma directa a 150.000 personas.

* Gran Bretaña. El gobierno británico podría otorgar "relativamente pronto" préstamos a las automotrices por un monto total de 1000 millones de dólares. No descartan nacionalizar la compañía Jaguar Land Rover.

* Estados Unidos. Tras varias idas y vueltas, el gobierno de Bush anunció anteayer que otorgará 17.400 millones de dólares a General Motors y a Chrysler para evitar su quiebra. Ford señaló que no necesita ayuda financiera.

Comentá la nota