Planean reeditar "Mi lucha" de Hitler

El Consejo Central judío de Alemania tomó la decisión, sin precedentes en su historia, de respaldar una propuesta que apunta a reimprimir Mein Kampf, el infame manifiesto de tipo autobiográfico escrito por Adolf Hitler que está prohibido en el país desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.
A pesar de que muchos judíos alemanes se oponen al proyecto, Stephan Kramer, secretario general de la principal organización judía del país, apoya la idea de lanzar una edición escolar crítica con el objetivo de enseñarles a las futuras generaciones acerca de las raíces del nazismo. "La propuesta tiene sentido. Creemos que es importante publicar una edición que incluya comentarios críticos", señaló Kramer. "Preparar una edición de este tipo se hace necesario para impedir que los grupos neonazis se sigan aprovechando del texto", explicó.

Pero el Estado de Bavaria, que detenta los derechos sobre el libro, no está de acuerdo. "No levantaremos la prohibición que pesa sobre el texto. Ello sólo le servirá a la extrema derecha", sostuvo un vocero del gobierno local.

Numerosos académicos alemanes, entre ellos el historiador Jürgen Faulenbach, coinciden a su vez con la postura bávara ya que sostienen que el texto, en sí mismo, aporta poco y nada para explicar el régimen nazi. "El libro no responde en absoluto a la pregunta esencial de como el nazismo fue posible en este país", estimó Faulenbach. "Solo muestra la visión extremista de su autor. Levantar una prohibición que lleva más de 60 años solo traería problemas", agregó.

Hitler escribió Mein Kampf (Mi lucha) en 1924 mientras cumplía una pena de prisión en una cárcel de Bavaria. El libro desarrolla las harto conocidas posturas de Hitler sobre la pureza de la raza, su odio hacia el comunismo y hacia los judíos y su visión acerca del "espacio vital" que el pueblo ario necesitaba, lo que es visto por muchos como una de las pistas esenciales sobre lo que serían sus futuro planes que terminaron con el Holocausto. Durante el Tercer Reich, el libro devino en un objeto de culto en muchos hogares, a pesar de que hayan sido pocos los alemanes que consiguieron atravesar de principio a fin su ampuloso estilo.

En Alemania el libro fue prohibido en 1945 y, a pesar que desde entonces hubo numerosas reimpresiones en otros países, la medida nunca se levantó en ese país. Sin embargo, los derechos del Estado de Bavaria sobre el texto expiran en el 2015 y los tribunales todavía tienen que determinar si se le renovarán en ese entonces.

En un intento por impedir que se renueve la prohibición, el Instituto de Historia Contemporánea de la ciudad de Munich ya solicitó permiso para publicarlo después de esa fecha. El objetivo, también en este caso, es publicar una edición que contenga notas al pie que vayan refutando uno a uno los postulados de Hitler. "Una edición como la que tenemos planeada terminaría con todos los mitos que rodean a Mein Kampf", aseguró Horst Müller, director de la institución.

La batalla por la reimpresión, asimismo, cuenta con el apoyo de Sir Ian Kershaw, el prestigioso historiador inglés y reconocido biógrafo de Hitler. "Una democracia madura como Alemania no tiene por qué temer que un tratado tan despreciable como el de Hitler constituya una amenaza para la sociedad", afirmó Kershaw en una entrevista con la revista alemana Stern. El historiador inglés, remarcó, a su vez, que en vista de las posibilidades que ofrece Internet, cualquier intento por prohibir su impresión resulta absurdo. El dirigente judío del Consejo Central coincide. "Es tanto más importante para que, cuando los jóvenes hagan click en un buscador, puedan también toparse con esta edición", razonó Kramer.

Comentá la nota