"El Plan Urbano abarca y conduce las inquietudes de la comunidad".

Desde la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas municipal enfatizaron que el Plan Urbano Ambiental responde a necesidades de la gente.
El Ejecutivo municipal tiene en claro que la planificación de la ciudad para los próximos años y materializada en un Plan Urbano Ambiental, necesita de la participación de la sociedad a través de sus vecinos e instituciones. Este plan que tiene cuatro ejes estructurales y que comprende obras y lineamientos de gestión, no fue fruto de las mentes de unos cuantos funcionarios, sino la continuidad de un plan estratégico que data de 10 años y en el que participaron las instituciones más diversas.

Así se encargaron de remarcar funcionarios de la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas, quien en una visita a EL LIBERAL, remarcaron aspectos de este plan rector como también su alcance y dimensión.

Según el secretario Marcelo Bustos, la planificación también está dirigida a la conducta comunitaria "a la conciliación de objetivos entre lo privado y lo público en cuanto a la respuesta municipal con acciones que tiendan a ordenar".

"Lo que se trata, es que en un programa se puedan abarcar y conducir todas las inquietudes en todos los aspectos de la comunidad que hacen a la gestión municipal. Toda cuestión que hace a una inquietud de la comunidad, tiene que estar reflejada para nosotros en el plan", señaló Bustos, quien hizo hincapié que todos los actores de la sociedad (Estado municipal, parte privada, vecinos) deben actuar para alcanzar una ciudad conciliada y acordada. "Que sepamos adonde queramos ir", manifestó.

Explicó que estas inquietudes pasan no solamente por las obras y los servicios, sino por lo cultural, es decir "todo lo que produce una sociedad".

Por su parte, Nilda Rodríguez de Mishima, subsecretaria de Planeamiento, se refirió a la flexibilidad del plan y que por lo tanto, nunca termina por cerrarse sino que está abierto a la opinión de la gente y de las instituciones. Señalo que fue así como se recibieron sugerencias de muchas organizaciones. "El plan puede ir evolucionando con la misma movilidad de la ciudad", dijo.

"Hay consultas con otros organismos, cualquier tipo de organizaciones, como un club de barrio, una asociación vecinal o el Colegio de Médicos, por ejemplo. Todas tienen receptividad en el municipio, porque entendemos que todas son representativas de intereses de un grupo de gente", agregó Bustos.

Finalmente, los funcionarios resaltaron que "la vocación final de este plan es tratar de enfatizar y dar mayor relieve a la participación de la comunidad en la gestión municipal".

"Queremos acordar estas diferentes miradas sobre la solución del problema para poder ponerlo en práctica", graficó Mishima.

Comentá la nota