Plan secreto del oficialismo para gambetear a Cobos en el Senado

Plan secreto del oficialismo para gambetear a Cobos en el Senado
Diputados podría enviar la ley cuando el vice se encuentre a cargo del Ejecutivo.
¿Siguen pensando en el miércoles 23?", le preguntó este cronista a Carlos "Cuto" Moreno, números dos del bloque de diputados oficialistas, sobre la fecha para votar la ley de medios.

¿Qué es el 23, un número de la quiniela? Sí, el miércoles próximo sacamos la ley...

En el tono burlón y equívoco de su respuesta (notar que el miércoles próximo es 16), el antiguo compañero de militancia de los Kirchner alimentó las sospechas que circulan por estas horas en los pasillos del Congreso sobre una estrategia secreta del Gobierno para saltear los obstáculos que se le presentan en el horizonte para aprobar la ley.

Si la primera pirueta la están dando en Diputados, aplazando la firma del dictamen de comisión para la semana próxima y limando el texto original para negociar votos imprescindibles de sus aliados, el momento más temido para los kirchneristas es la demora que podría tener la discusión en el Senado. Siempre que obtengan la media sanción de la Cámara baja. En público, la cúpula del bloque K insiste que será el 16. ¿Será?

Desde las oficinas de Julio Cobos, ya se dio a conocer la intención del titular del Senado de enviar el proyecto a más comisiones que las tres en las que recaló en la cámara vecina. Y en usar sus atribuciones para convocar a tantas audiencias públicas como considere necesario.

"Si lo dejamos actuar, la ley no sale antes del recambio de diciembre", bufan en el oficialismo. De ahí surgió la idea de llevar el tratamiento en Diputados al miércoles 23. El objetivo es que aterrice en el Senado al día siguiente, cuando Cobos estará a cargo del Poder Ejecutivo por el viaje de Cristina Kirchner a la reunión del G-20 en Pittsburgh, Estados Unidos. El lugar del vicepresidente en el Senado lo cubrirá el oficialista José Pampuro, presidente provisional de la Cámara.

En la Rosada confían en que más allá del espíritu conciliador del ex ministro de Duhalde y Kirchner, su actitud no será obstruccionista. Y que los giros a comisión serán limitados. En cambio, los pocos opositores que se enteraron de la jugada dicen que "Pepe", como lo llaman en confianza, no se mete en conflictos. Y que dejará las decisiones a merced de la relación de fuerzas que exista en torno a la ley.

Sobre el inevitable tironeo reglamentario que se dará en el Senado si llega el proyecto nadie arriesga un pronóstico. En el kirchnerismo están convencidos de que más allá de alguna deserción, contarán con mayoría ajustada tanto en las comisiones como en la votación.

Desde la oposición, ya cuentan los soldados que se les caerían al kirchnerismo: dos propios (el jujeño Guillermo Jenefes y la chubutense Silvia Giusti) y un aliado, el fueguino José Martínez, harto de esperar la demorada ley de electrónicos que beneficia a su provincia. Así, los K tendrían 37 votos, lo justo para el quórum. Una defección más y vuelven a quedar a merced del desempate de Cobos.

Comentá la nota